Relaciones a distancia

Mantener una relación en la distancia es una prueba de fuego para cualquier pareja. Pero, ¿es posible? ¿Merece la pena? Tal vez los astros también influyan en el éxito o fracaso.

Relaciones a distancia

Casi todas las relaciones amorosas se resienten cuando por algún motivo se deben poner kilómetros de por medio. Mantener una pareja en la distancia es ardua tarea pero no misión imposible. Será precisamente en ese difícil momento cuando cada uno de los miembros tendrá que aportar lo mejor de sí mismo a la relación para que el compromiso continúe funcionando y no se trunque de mala manera. He aquí algunos apuntes interesantes al respecto… y cómo las estrellas también influyen en nuestra conducta obligándonos a ser más perseverantes según cuál sea nuestro signo del zodíaco.

Mantener la llama sin contacto físico, con una comunicación limitada y siguiendo caminos distintos. ¿Imposible? No si se tienen las ganas, el amor y la habilidad emocional necesarios.Es la prueba de fuego para cualquier pareja, mantener la llama sin contacto físico, con una comunicación limitada y siguiendo caminos distintos. ¿Imposible? No si se tienen las ganas, el amor y la habilidad emocional necesarios. ¿Merece la pena? Cuando una circunstancia de cualquier índole obliga a la separación de una pareja es inevitable que surjan las dudas sobre el futuro de la relación. Mantenerla va a requerir grandes dosis de energía y no va a estar exento de malos momentos. Los sentimientos respecto a nuestra pareja deberían ser suficientes razones para decirnos si vale la pena.

LO PRIMERO DE TODO
Para que lo vuestro funcione es importante establecer las reglas de la relación. Así cada uno sabrá en cada momento lo que puede esperar del otro y a qué se compromete. Antes de separaros, hablad entre vosotros dejando claro si esperáis seros fieles y si tú quieres serlo, o qué parte de vuestro presupuesto dedicaréis a viajes o llamadas telefónicas. Y, sobre todo, sed muy pacientes. En las relaciones a distancia es perjudicial tener prisa porque todo transcurre mucho más despacio de lo que a nosotros nos gustaría. Cuando os sintáis solos, recordad todo lo positivo que tiene vuestra relación y guardad la energía para disfrutar al máximo de vuestro próximo encuentro.

SABER A QUÉ NOS ENFRENTAMOS
Los celos y el miedo a la infidelidad son algunos de los problemas más frecuentes en una relación a distancia.Puestos a ello es muy importante conocer los obstáculos a los que vamos a enfrentarnos. Los celos y el miedo a la infidelidad son algunos de los problemas más frecuentes. La confianza sin condiciones es el mejor antídoto para encerrar esos miedos en el cajón. La desconfianza es el primer paso para que una relación a distancia se desmorone. No dejes que tu mente se imagine cosas que no tienen por qué ser reales, y no hagas conjeturas sin sentido. Si tienes dudas, pregúntale directamente a tu pareja antes de dejar volar tu imaginación y no dejes que las sospechas infundadas te invadan ocasionando un problema innecesario.

El otro gran problema decisivo en el día a día es la ausencia de contacto físico. No sólo sexual, que también, sino sobre todo la carencia de esas caricias, abrazos y besos con los que, en condiciones normales, se cultiva el cariño. Lo mejor es hacer todo lo posible para tener un contacto personal frecuente mediante periódicos viajes de acercamiento (seguramente para estos casos de urgencia se inventaron los fines de semana y los aviones). Ambos os sentiréis mejor si sabéis que vais a veros pronto.

Cuando os veáis, es buena idea tener encuentros en otro lugar que no sean vuestras respectivas ciudades, una “zona neutral” en la que los dos podáis ejercer de visitantes y hacer de la experiencia algo inolvidable. Planead encuentros de vez en cuando fuera de vuestros sitios de residencia y disfrutaréis mucho más al estar alejados de la rutina, lo que ayudará a fortalecer vuestro vínculo y hacer que cada reunión sea mucho mejor que la anterior.

CONSEJOS PARA EL ÉXITO
Como no sólo de amor vive una relación a distancia, estos consejos que siguen pueden ayudarte a sobrellevar lo que para muchos es una experiencia complicada y no en pocos casos traumática…

La tecnología ha puesto a nuestra disposición distintas herramientas para superar las distancias. ¡Aprovéchalas! y sácales todo el jugo.La comunicación es la clave. La tecnología ha puesto a nuestra disposición distintas herramientas para superar las distancias: WhatsApp, correo electrónico, chat, webcams y demás utilidades de Internet serán excelentes aliados (aunque nunca podrán superar la calidez y magia de medios más tradicionales como el teléfono o la carta). Uses lo que uses, haz saber a tu pareja que sigues ahí, lo que sientes por ella… y déjale claro que continúas manteniendo ese compromiso en la relación para que nunca tenga dudas sobre lo vuestro. Aunque mantengáis una relación a distancia, tu pareja sigue siendo tu prioridad, por lo que no canceles encuentros que ya hayáis programado por Internet ni pospongas llamadas, porque esos son casi los únicos momentos en los que podréis disfrutar de vuestro tiempo a solas. Mantened un contacto diario incluso si es sólo para saludar o preguntar qué tal le va al otro.

Nunca pienses que tu pareja es algo seguro que va a estar ahí siempre, por lo que no escatimes esfuerzos por seguir cultivando la relación. Así, trata de escuchar todavía más si cabe a tu pareja, e interésate por su vida, sus quehaceres diarios, sus problemas e inquietudes en la distancia, porque hablar estrechará aún más vuestra conexión. Y si surge alguna duda en cuanto a la relación o vuestros sentimientos, trata de resolverla cuanto antes para que no se enquiste y convierta en un gran problema que lastre vuestro compromiso. Mientras escuchas, deja que tu pareja también sepa más sobre tu vida en el día a día, tu trabajo, tus inquietudes y pensamientos, tus amigos, tu familia… vamos, todo. Porque, aunque viváis separados, compartir es esencial para que una relación funcione como es debido.

Tomáoslo con calma, porque en las relaciones a distancia las prisas nunca funcionan. No te enfades por cosas sin importancia y sé tolerante. Si te has sentido dolido por algo que tu pareja ha hecho o dicho, no te lo tomes muy a pecho y coméntalo con naturalidad. Recuerda que tenéis poco tiempo para estar juntos, y sería absurdo dedicarlo a discutir, encima no cara a cara lo que da mayores probabilidades a malentendidos tontos.

Esperar la vuelta del amado en completa reclusión puede parecer romántico pero no es un buen modo de mantener una relación a distancia.Mantén tu actividad. Esperar la vuelta del amado en completa reclusión puede parecer romántico pero no es un buen modo de mantener una relación a distancia. Si uno no está bien, difícilmente se podrá estar bien con la pareja. Impulsar al máximo las amistades es una buena manera de sobrellevar la separación y superar los momentos difíciles.

Sé detallista con tu pareja, porque esos sencillos gestos os ayudarán a sentiros queridos y apreciados. Por lo que, de vez en cuando, sorpréndele enviando un mensaje sorpresa, un regalo o cualquier otro detalle inesperado.

Y haced planes de futuro, que esto siempre une, por eso es buena idea tener proyectos comunes siempre en mente. Planea algo con tu pareja, ya sea un encuentro de fin de semana, las vacaciones del verano que viene, la escapada que haréis en vuestro próximo aniversario, o… ¡planes de boda!

LOS ASTROS Y LA DISTANCIA: ¿CUÁLES SON TUS SIGNOS IDEALES PARA MANTENER UNA RELACIÓN A DISTANCIA?
No hay dos relaciones iguales, por eso, cuando se vive a distancia, esos kilómetros pueden estar a nuestro favor o en nuestra contra. Para muchas parejas el alejamiento es un examen de supervivencia que solamente se aprobará si hay ganas, amor y la habilidad necesaria por parte de ambos para mantener un contacto muy cercano a pesar de los kilómetros. Una prueba en que las estrellas, cómo no, también juegan su importante papel (siempre teniendo claro que, si no sintonizas con tu pareja zodiacal, tu relación no tiene por qué estar condenada al fracaso, pero sí deberás ser consciente de que tendrás que esforzarte todavía más para que el amor no naufrague con la lejanía):

ARIES. La pasión que demuestran en los comienzos tiende a desvanecerse con el paso de los meses por lo que será necesario dedicarles tiempo y atenciones. Congenian con Géminis, Piscis, Acuario y Capricornio.

TAURO. Con ellos puedes dejar de preocuparte por el tema de la fidelidad. Eso sí, puede que acaben acomodándose en la rutina de la separación. Compatibilizan con Cáncer, Capricornio, Piscis y Virgo.

GÉMINIS. Tienen buenas capacidades para una relación a distancia dada su facilidad de adaptación y su habilidad para la comunicación. Se llevan bien con Aries, Leo, Libra y Acuario.

CÁNCER. Pondrán todo de su parte para facilitar la relación aunque en ocasiones tendrás que pasar por alto sus caprichos. Conectan con Tauro, Escorpio, Leo, Virgo y Piscis.

LEO. Tendrás que hacer un uso intensivo de la comunicación para mantenerles contentos. Si lo consigues, te recompensarán con su fidelidad y sinceridad. Disfruta con Aries, Géminis y Sagitario.

VIRGO. Quizá una relación a distancia no sea la más perfecta para ellos pero la facilitarán con su carácter sencillo y equilibrado. Son especialmente compatibles con Cáncer, Capricornio, Tauro y Escorpio.

LIBRA. La pareja perfecta para una relación a distancia, siempre que esté decidida a llevar al máximo sus cualidades. Se lleva bien con Géminis, Leo, Sagitario y Acuario.

ESCORPIO. Quizás los más afectados por la pérdida de contacto físico aunque les sobra fuerza para afrontar la nueva situación. Sus signos más compatibles son Cáncer, Capricornio y Piscis.

SAGITARIO. Nada mejor que su optimismo para sobrellevar los rigores de la distancia. Puede que haya que disculparles algún descuido en el día a día. Su pareja ideal está entre los Aries, Leo y Libra.

CAPRICORNIO. Por difíciles que sean las circunstancias no se rendirán fácilmente y lucharán por la persona que aman aunque necesitarán ayuda para adaptarse. Perfectos junto a Tauro, Virgo o Piscis.

ACUARIO. Su proverbial independencia y temperamento imprevisible pueden resultar desalentadores aunque su capacidad de comprensión puede compensarte con creces. Compatibiliza con Aries, Géminis, Libra y Sagitario.

PISCIS. No suelen tener problemas para adaptarse a la nueva situación. Aprovecha su necesidad de consejo para fomentar la comunicación cotidiana. Capricornio, Tauro, Escorpio, Aries y Cáncer son sus signos ideales.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInShare on TumblrShare on RedditShare on StumbleUponPin on PinterestShare on VKEmail this to someonePrint this page

El mágico encanto de las velas. Lo mismo son icono de relax y romanticismo que de la vida y la muerte. Están en todos los ritos, templos y hasta en los cumpleaños, porque de ellas depende que se cumpla un deseo. Siempre envueltas de un halo místico, ¿qué fuerza esconden esas pequeñas llamas que llevan una eternidad hechizando al hombre?

Los libros malditos. Una maldición ancestral pesa sobre algunos libros desde el momento mismo de su invención: a través de los siglos han existido siempre grupos o individuos empeñados en destruirlos. Así, cantidades ingentes del patrimonio cultural de la humanidad ha sucumbido a manos de estos exterminadores del conocimiento.

Reglas de oro para ser feliz en pareja. Tener desavenencias no significa que no haya cariño, sino simplemente que hay distintas maneras de ver una misma realidad. Nunca hay que perder el respeto a la libertad del otro. Muchas parejas han fracasado porque uno de sus miembros, el hombre o la mujer, está convencido de que el amor puede cambiar a la otra persona.




Sobre Loli Álvarez

Tarotista titulada con muchos años de experiencia. Tiradas y cursos de tarot en consulta privada (horas concertadas). Barcelona (España). T. 722 26 32 84

Más

Ver sus artículos

Un comentario en "Relaciones a distancia"

  1. Perla  4 Enero, 2016 en 1:31 am

    Personalmente opino que es imposible. Pensaba que sí, pero no lo es. Y lo digo después de haber vivido dos experiencias que he tenido y en las que ambos chicos terminaron engañándome con otra. Incluso una vez con la que creía mi mejor amiga. ¡Terrible! Acabé destrozada. La segunda vez menos, aunque fue más grave, porque ya me lo esperaba. Es más, fui yo la que, con los antecedentes de mi relación anterior, contraté incluso a un investigador privado. Sí sí. Como leéis. Lo hice, y zas. ¡Lo sabía! O lo sospechaba. Y el mal nacido me decía que no y sabiendo lo del otro que yo misma le conté de novios me engatusó en nuestra primera época para que me acabara enamorando de él con frases del tipo que él era diferente, que él era un buen chico, que me comprendía, que erra tremendo lo que me había pasado, que él nunca actuaría así ni sería capaz de…, que qué cabrito (el otro) y ¡toma, con mi mejor amiga! En mi defensa decir que yo puse todo de mi parte pero parece claro que cuando hay un tío de por medio, tarde o temprano, te acabará poniendo los cuernos si encima hay distancia entre los dos.

    Responder

Deje su opinión

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

cinco × cuatro =