El artículo

Definición de qué es un artículo, clases (determinado e indeterminado), ortografía, usos, contracciones (al y del), concordancia... variados ejemplos y mucho más.

El artículo

Es la palabra que se antepone al nombre con dos fines: a) Anunciar su género y número, y b) Indicar si el ser que se nombra es ya conocido o no.

Artículo es la parte de la oración que sirve principalmente para circunscribir la extensión en que ha de tomarse el nombre al cual se antepone. Ejemplos: Si decimos el libro, las casas, las palabras, el y las, que son artículos, anuncian que los nombres son de género masculino y número singular, en el primer caso, y de género femenino y número plural, en los siguientes.

CLASES
El artículo en español.El artículo puede ser: determinado o indeterminado (se dice también definido o indefinido).

-Artículo determinado es el que, antepuesto a un nombre, lo señala con precisión, como si fuera conocido. Ejemplo: Cierra la puerta (pues señala de qué puerta se trata). Sus formas son: el, la, los, las.

-Artículo indeterminado es el que señala al sustantivo de una manera vaga, confusa. Ejemplo: Cómprame un libro (pues no señala un libro en especial, sino uno cualquiera). Sus formas son: un, una, unos, unas.

ORTOGRAFÍA
Debe escribirse con mayúsculas el artículo que encabeza un nombre propio, si es parte integrante de él, aunque vaya en medio de una oración. Ejemplo: ¿Dónde puedo comprar el periódico El Correo?

USO DEL ARTÍCULO
El artículo se usa, por regla general, delante de todos los nombres que no sean propios de persona, de animal, de naciones, de ciudades y de pueblos. Sin embargo, también se emplea con nombres propios de persona cuando van precedidos del tratamiento señor (El señor Lucanor), de título nobiliario (El conde Lucanor), cuando se designan obras (El Corán), apellidos italianos célebres (El Dante), o en estilo forense (declaró El Felipe). También se usa con nombres propios de ciudades: La Habana, El Ferrol, La Haya, etc.

No llevan artículo los nombres de los días de la semana cuando preceden a la fecha en los encabezamientos de las cartas, en las portadas de los medios de comunicación y en los calendarios; pero sí para fijar su denotación, aunque su interpretación dependerá del tiempo verbal de la oración. Así, por ejemplo, la presencia de un verbo en futuro o en presente, como en Llega el martes, indica que el grupo nominal el martes se interpreta como ‘el próximo martes’; en cambio, con un verbo en pasado, como Juan vino el martes, se entiende ‘el pasado martes’. Los meses del año se asimilan en su sintaxis a los nombres propios y se construyen generalmente sin artículo. Ejemplo: Me encanta noviembre. Pero aceptan el artículo cuando se desea distinguir un mes de los demás del mismo nombre: Recuerdo perfectamente el noviembre de 2005. Los nombres de las estaciones se combinan opcionalmente con el artículo cuando van encabezados por preposición: Sucedió en (el) otoño. Finalmente, la presencia del artículo es obligada cuando la referencia al año se hace por sus dos últimas cifras, ejemplo: ocurrió en el 98.

CONTRACCIÓN DEL ARTÍCULO
Cuando el artículo ‘el’ se encuentra inmediatamente después de ‘a’ o ‘de’, se forma de las dos palabras una sola. De a+el, resulta al; y de de+el, resulta del. Ejemplos: El ascenso al puerto, la entrada al aula, la salida del concierto, el vuelo del cóndor…

Téngase en cuenta que si el artículo ‘el’ forma parte del título de una obra, periódico, etc., no se puede realizar tal contracción. Hay que decir, por ejemplo: Envió un artículo a El Mundo. Se actuará de la misma manera cuando se interpone un signo de puntuación, como comillas o paréntesis, entre preposición y artículo. Ejemplo: El viejo refrán de “El hombre y el oso cuanto más feo más hermoso” ha perdido validez.

LO, EL ARTÍCULO NEUTRO
No presenta variación de número. Se utiliza solamente acompañado de adjetivos, adverbios o participios con el objeto de convertirlos en un sustantivo abstracto. Nunca se combina con sustantivos (ya que no existen en español los nombres neutros). A veces aparece acompañado de preposiciones. Ejemplo: Lo de Javier es caso perdido. Así:

a)Seguido de un adjetivo o un adverbio, para expresar características, cualidades o cantidades de una realidad global, más grande. Ejemplo: Lo mejor de las vacaciones es que puedes disponer de todo tu tiempo. ¡Es un verdadero lujo!

b)Para hablar y referirnos a una idea, situación, hecho o frase anterior. Ejemplo: Dile a tu hermano lo que ha pasado esta mañana.

c)Para dar énfasis a nuestra expresión. Suele aparecer detrás de frases como: No te imaginas, no sabes, hay que ver, no te vas a creer… Ejemplos: No puedes imaginarte lo hermosa que es la novia de David. Parece una modelo; No sabes lo malo que hizo ayer. No dejó de nevar en todo el día; Hay que ver lo grande que es esta casa.

OMISIÓN DEL ARTÍCULO
Por regla general, el artículo puede omitirse:

a)Delante de los vocativos: ¡Madre mía!, ¡Niño!

b)Delante de los nombres propios: Martín, Francia.

c)Delante de los adjetivos demostrativos: Esta casa, aquellos días. Delante de los posesivos: Mi casa, tu perro. Delante de los indefinidos: Algunas páginas, cierta vez.

d)Cuando hay varios nombres seguidos, con alguna afinidad entre sí, basta anteponer el artículo al primero: Los méritos, la inteligencia (los méritos, inteligencia).

SUSTITUCIÓN DEL ARTÍCULO
En vez de ‘la’ se usará ‘el’ delante de los nombres comunes femeninos que comienzan por ‘a’ o ‘ha’ acentuadas. Ejemplos: El ama, el hacha, en lugar de la ama, la hacha, etc. En plural, sin embargo, se dirá: Las amas, las hachas, etcétera.

CONCORDANCIA
Es la igualdad que debe haber entre dos partes variables con respecto a un mismo accidente gramatical que tengan.

El artículo debe concordar y concertar con el nombre al cual precede en género y número. Ejemplos: El lujo, las riquezas.

Si un solo artículo precede a varios nombres, concierta con el primero. Ejemplo: Las riquezas, lujo y títulos son lisonjeras.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInShare on TumblrShare on RedditShare on StumbleUponPin on PinterestShare on VKEmail this to someonePrint this page

El mágico encanto de las velas. Lo mismo son icono de relax y romanticismo que de la vida y la muerte. Están en todos los ritos, templos y hasta en los cumpleaños, porque de ellas depende que se cumpla un deseo. Siempre envueltas de un halo místico, ¿qué fuerza esconden esas pequeñas llamas que llevan una eternidad hechizando al hombre?

¿Por qué somos como somos? La personalidad se compone de tres estados básicos: padre, adulto y niño, que hacen actuar al individuo de una u otra manera, según sea el momento en que se encuentra. Cada una de ellas es una diferente manifestación del yo. Y de las tres formas puede reaccionar una persona ante una situación concreta.

Reglas de oro para ser feliz en pareja. Tener desavenencias no significa que no haya cariño, sino simplemente que hay distintas maneras de ver una misma realidad. Nunca hay que perder el respeto a la libertad del otro. Muchas parejas han fracasado porque uno de sus miembros, el hombre o la mujer, está convencido de que el amor puede cambiar a la otra persona.




Un comentario en "El artículo"

  1. Narcisa Zavala  23 Enero, 2016 en 4:56 pm

    Gracias por esta página.

    Responder

Deje su opinión

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

catorce + Doce =