Cómo saber si he sido secuestrado por alienígenas

Indicios comunes en personas abducidas para, en caso de sospecha, discernir si nosotros hemos sido o no secuestrados por seres extraterrestres.

Cómo saber si he sido secuestrado por alienígenas

Los investigadores de la abducción o secuestro dicen que estos indicios que a continuación se señalan son comunes en las personas presuntamente secuestradas por alienígenas. Pero, cuidado, estos síntomas pueden indicar también problemas terrenos que requieran atención médica.

Las víctimas se esfuerzan a menudo en dar sentido a una serie fragmentaria de recuerdos confusos.-“Pérdida de tiempo”. Un vacío en la memoria, dicen los ufólogos, puede significar que la persona ha sido abducida y obligada por sus secuestradores a olvidar la experiencia.

Recuerdos confusos. Las víctimas se esfuerzan a menudo en dar sentido a una serie fragmentaria de recuerdos de luces misteriosas, seres extraños, reconocimientos físicos dolorosos y otros fenómenos relacionados.

Terror irracional. Se dice que los secuestrados son en ocasiones presa del pánico cuando se encuentran en determinadas circunstancias, como por ejemplo, bajo un helicóptero suspendido, o en situaciones que les recuerden el trauma reprimido. Y pueden reaccionar con ansiedad ante películas, revistas y libros que traten el tema OVNI y los encuentros con alienígenas.

Muchos sueñan con naves espaciales y extrañas criaturas de ojos desmesurados.Alteraciones del sueño. Los supuestos secuestrados tienen problemas para conciliar el sueño y a veces solamente duermen de manera muy superficial. Muchos sueñan con naves espaciales o extrañas criaturas de ojos desmesurados, y algunos se despiertan inexplicablemente a la misma hora cada noche. Por la mañana están desorientados, aturdidos, entumecidos, o sienten hormigueos bajo la piel. Algunos tienen incluso pequeñas parálisis.

Hemorragias. Al despertarse, encontrar manchas de sangre en la almohada, un efecto subsiguiente a la implantación o extracción quirúrgica de instrumentos de control alienígenas implantados en las fosas nasales o los oídos.

Daños físicos. Los secuestrados en ocasiones encuentran asombrosas marcas en sus cuerpos, pinchazos, arañazos, indentaciones, pequeñas depresiones en forma de cráter y heridas que afirman ser una prueba evidente de los reconocimientos a que fueron sometidos.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInShare on TumblrShare on RedditShare on StumbleUponPin on PinterestShare on VKEmail this to someonePrint this page

El "cómo me llamo" marca nuestra vida. El nombre es nuestra tarjeta de presentación, aquello que para bien o para mal nos distingue de la masa. Nos singulariza aunque, a veces, en demasía. Lo que para unos es motivo de orgullo, parte esencial de su ser, incluso un fragmento de su propia alma, para otros es una pesada carga difícil de llevar y dura de soportar.

Morir y resucitar a voluntad. Un túnel oscuro, una luz al final; el reencuentro con familiares y amigos ya fallecidos; la visión y el contacto con el ángel de la guarda... Y regresar para contarlo. La muerte podría dejar de ser un lugar somático para convertirse en un lugar en la conciencia. Lo que en definitiva siempre fue: un estado de ánimo.

Reglas de oro para ser feliz en pareja. Tener desavenencias no significa que no haya cariño, sino simplemente que hay distintas maneras de ver una misma realidad. Nunca hay que perder el respeto a la libertad del otro. Muchas parejas han fracasado porque uno de sus miembros, el hombre o la mujer, está convencido de que el amor puede cambiar a la otra persona.




Deje su opinión

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

3 × tres =