Cómo saber si he sido secuestrado por alienígenas

Indicios comunes en personas abducidas para, en caso de sospecha, discernir si nosotros hemos sido o no secuestrados por seres extraterrestres.

Cómo saber si he sido secuestrado por alienígenas

Los investigadores de la abducción o secuestro dicen que estos indicios que a continuación se señalan son comunes en las personas presuntamente secuestradas por alienígenas. Pero, cuidado, estos síntomas pueden indicar también problemas terrenos que requieran atención médica.

Las víctimas se esfuerzan a menudo en dar sentido a una serie fragmentaria de recuerdos confusos.-“Pérdida de tiempo”. Un vacío en la memoria, dicen los ufólogos, puede significar que la persona ha sido abducida y obligada por sus secuestradores a olvidar la experiencia.

Recuerdos confusos. Las víctimas se esfuerzan a menudo en dar sentido a una serie fragmentaria de recuerdos de luces misteriosas, seres extraños, reconocimientos físicos dolorosos y otros fenómenos relacionados.

Terror irracional. Se dice que los secuestrados son en ocasiones presa del pánico cuando se encuentran en determinadas circunstancias, como por ejemplo, bajo un helicóptero suspendido, o en situaciones que les recuerden el trauma reprimido. Y pueden reaccionar con ansiedad ante películas, revistas y libros que traten el tema OVNI y los encuentros con alienígenas.

Muchos sueñan con naves espaciales y extrañas criaturas de ojos desmesurados.Alteraciones del sueño. Los supuestos secuestrados tienen problemas para conciliar el sueño y a veces solamente duermen de manera muy superficial. Muchos sueñan con naves espaciales o extrañas criaturas de ojos desmesurados, y algunos se despiertan inexplicablemente a la misma hora cada noche. Por la mañana están desorientados, aturdidos, entumecidos, o sienten hormigueos bajo la piel. Algunos tienen incluso pequeñas parálisis.

Hemorragias. Al despertarse, encontrar manchas de sangre en la almohada, un efecto subsiguiente a la implantación o extracción quirúrgica de instrumentos de control alienígenas implantados en las fosas nasales o los oídos.

Daños físicos. Los secuestrados en ocasiones encuentran asombrosas marcas en sus cuerpos, pinchazos, arañazos, indentaciones, pequeñas depresiones en forma de cráter y heridas que afirman ser una prueba evidente de los reconocimientos a que fueron sometidos.

El "cómo me llamo" marca nuestra vida. El nombre es nuestra tarjeta de presentación, aquello que para bien o para mal nos distingue de la masa. Nos singulariza aunque, a veces, en demasía. Lo que para unos es motivo de orgullo, parte esencial de su ser, incluso un fragmento de su propia alma, para otros es una pesada carga difícil de llevar y dura de soportar.

¿Por qué somos como somos? La personalidad se compone de tres estados básicos: padre, adulto y niño, que hacen actuar al individuo de una u otra manera, según sea el momento en que se encuentra. Cada una de ellas es una diferente manifestación del yo. Y de las tres formas puede reaccionar una persona ante una situación concreta.

La Atlántida, el paraíso perdido. Una isla misteriosa y un pueblo fundador de una cultura brillante. El continente de la Atlántida continúa siendo uno de los enigmas más sorprendentes de la historia. Si es cierto que existió, fue una civilización como no ha habido nunca otra igual. ¿Hubo algo de verdad? ¿Encontraremos algún día restos que den sentido a los testimonios?




MUY IMPORTANTE: Revista CAOS se define a sí misma como una web solidaria, es por ello que desinteresadamente deseamos lanzar una campaña de concienciación de nuestros corazones. Observamos con desasosiego que estamos perdiendo humanidad. Salvo en situaciones muy concretas de gran resonancia mediática, cada vez nos cuesta más mostrar afecto por el desconocido, ofrecer ayuda si a cambio no vamos a sacar una contrapartida por pequeña que esta sea… y resulta intolerable. No podemos hacer de este mundo algo tan horrible, tan egoísta, tan frío, tan falto de vida, por ello animamos a todo aquel que visita nuestra página a una reflexión sincera que le empuje a activarse y participar en alguna asociación de ámbito local que ayude a los más necesitados, a los faltos de recursos, ancianos, niños, discapacitados, enfermos terminales, que se preocupe por el cuidado del medioambiente, en contra de la crueldad con los animales… Y no hablamos sólo de dinero: dona ropa, sangre… levanta la vista, deja el teléfono móvil por un rato y ofrece tu tiempo, amistad, apego, conocimientos profesionales… No hacemos publicidad de ninguna entidad en concreto para que cada cual escoja aquella que le haga sentir más a gusto y de ese modo asuma la causa ajena como propia. Estamos seguros que si cada uno de nosotros pone un pequeño granito de arena en su entorno, todos juntos, por extensión, haremos de este planeta un lugar mejor, un rincón del cosmos donde realmente merezca la pena vivir; y de paso erradiquemos ese mal humor perpetuo, esa falta de educación y ausencia de empatía que inunda las calles de nuestros barrios y ciudades. En nombre de todas esas personas a las que a diario regalas lo mejor de ti mismo y la mayor de tus sonrisas, de corazón: muchas gracias.

Deje su opinión

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

10 + 13 =