1.000 aviones en el tejado

Fascinados por la dimensión psicológica del encuentro con alienígenas, en 1988 produjeron una representación teatral inquietante y muy ajustada de la angustia posabducción extraterrestre.

1.000 aviones en el tejado

Muchas personas que creen haber sido víctimas de una abducción o secuestro padecen alteraciones psíquicas persistentes como resultado de sus pavorosas experiencias. Las visiones y sonidos del presunto encuentro los obsesionan en forma de grotescos recuerdos, y una voz interior los bombardea con un flujo de preguntas sin respuesta: ¿Ocurrió realmente el secuestro? ¿Por qué me escogieron a mí? ¿Lo he imaginado todo? ¿Estoy loco? 1.000 aviones en el tejado (1.000 Airplanes on the Roof), una pieza de teatro contemporánea con acompañamiento musical, explora este tormento.

Philip Morris Glass, compositor estadounidense, describió la obra como “un drama musical de ciencia ficción”.Fascinados por la dimensión psicológica del encuentro con alienígenas, los creadores de la obra, el dramaturgo David Henry Hwang, el compositor Philip Glass y el escenógrafo Jerome Sirlin, produjeron una representación inquietante y muy ajustada de la angustia posabducción.

La función es realizada por un solo actor en un monólogo sobre fondo musical.El único personaje que aparece en escena es un tal M. Antes del secuestro, era un próspero abogado que vivía con su familia en una granja restaurada. En el momento en que transcurre la acción, vive solo en Manhattan y trabaja en una ocupación doméstica. M explica su secuestro… Una noche, de pronto lo capturaron y lo transportaron a una nave espacial, donde unos seres alienígenas realizaron exploraciones médicas en su cuerpo. Después lo liberaron, no sin antes aconsejarle que olvidara por completo el incidente: “Es mejor olvidar, es inútil recordar, nadie te creerá, serás marginado…”.

La obra se desarrolla en un escenario compuesto por campos de proyección multidimensionales, y la música está interpretada casi en su totalidad por ordenadores.Pero no puede olvidarlo. Un sonido similar al de 1.000 aviones retumba en su cabeza, de ahí el título del drama. Fragmentos de la escena de la abducción aparecen y desaparecen en su conciencia, y piensa que está perdiendo el juicio. Quiere contarle a alguien, tal vez a la mujer con la que sale, en la próxima cita, el secreto que lo atormenta, pero teme que se rían de él o lo tomen por loco. Los espectadores comparten el horror de M cada vez que la música aumenta en tensión y en el escenario, detrás de él, aparecen proyecciones holográficas con terroríficos rostros alienígenas.

En general, la crítica de la representación de 1988 la elogió y vio en ella una metáfora de la soledad y la pérdida del control sobre el propio destino. Totalmente innovadora, algunos la describieron como un psicodrama mezcla de Freud, Kafka y Steven Spielberg. Para las víctimas de un secuestro, la obra tiene un carácter documental.

Adelgazar de manera saludable. Productos, dietas y planes de adelgazamiento a los que se ven sometidos los consumidores son simples mentiras en la mayoría de ocasiones. Perder peso teóricamente haciendo una barbaridad siempre es factible, pero no se trata de hacer locuras durante una temporada para quitarse unos kilos que luego se recuperan, sino realmente de adelgazar.

¿Por qué somos como somos? La personalidad se compone de tres estados básicos: padre, adulto y niño, que hacen actuar al individuo de una u otra manera, según sea el momento en que se encuentra. Cada una de ellas es una diferente manifestación del yo. Y de las tres formas puede reaccionar una persona ante una situación concreta.

Viejas canciones. Siempre están ahí: rondando en las veredas o en los patios de las escuelas, repetidas día tras día, sufriendo un proceso de trasvasamiento de generación en generación, pero conservando toda la esencia y la pureza del mensaje. Cuando uno las escucha, los recuerdos se afanan por rescatar los años pasados y volver a esos días.




MUY IMPORTANTE: Revista CAOS se define a sí misma como una web solidaria, es por ello que desinteresadamente deseamos lanzar una campaña de concienciación de nuestros corazones. Observamos con desasosiego que estamos perdiendo humanidad. Salvo en situaciones muy concretas de gran resonancia mediática, cada vez nos cuesta más mostrar afecto por el desconocido, ofrecer ayuda si a cambio no vamos a sacar una contrapartida por pequeña que esta sea… y resulta intolerable. No podemos hacer de este mundo algo tan horrible, tan egoísta, tan frío, tan falto de vida, por ello animamos a todo aquel que visita nuestra página a una reflexión sincera que le empuje a activarse y participar en alguna asociación de ámbito local que ayude a los más necesitados, a los faltos de recursos, ancianos, niños, discapacitados, enfermos terminales, que se preocupe por el cuidado del medioambiente, en contra de la crueldad con los animales… Y no hablamos sólo de dinero: dona ropa, sangre… levanta la vista, deja el teléfono móvil por un rato y ofrece tu tiempo, amistad, apego, conocimientos profesionales… No hacemos publicidad de ninguna entidad en concreto para que cada cual escoja aquella que le haga sentir más a gusto y de ese modo asuma la causa ajena como propia. Estamos seguros que si cada uno de nosotros pone un pequeño granito de arena en su entorno, todos juntos, por extensión, haremos de este planeta un lugar mejor, un rincón del cosmos donde realmente merezca la pena vivir; y de paso erradiquemos ese mal humor perpetuo, esa falta de educación y ausencia de empatía que inunda las calles de nuestros barrios y ciudades. En nombre de todas esas personas a las que a diario regalas lo mejor de ti mismo y la mayor de tus sonrisas, de corazón: muchas gracias.

Un comentario en "1.000 aviones en el tejado"

  1. Francisco  17 marzo, 2016 en 11:45 pm

    Tiene pinta de ser muy interesante, la verdad.

    Responder

Deje su opinión

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

18 − catorce =