Un ingenioso remedo de serpiente

Uno de los casos más conocidos de falsificación paleontológica es el del monstruo marino Hydrarchos, exhibido en numerosas capitales de Estados Unidos y Europa.

Un ingenioso remedo de serpiente

En 1845, cientos de neoyorquinos, atraídos por la noticia de un hallazgo científico sensacional, acudieron en masa al salón Apolo de Broadway donde, por el módico precio de veinticinco centavos, era posible contemplar un esqueleto de casi cincuenta metros de longitud de lo que eran, según el arqueólogo y showman Albert Koch, los restos de un reptil marino extinto que había sido encontrado en una expedición realizada a Alabama (USA).

Cartel anunciador del espectáculo de 1845 en Nueva York de A. Koch.Con su forma alargada, espina vertebral ondulada y cráneo amenazador, la criatura de Koch guardaba un fuerte parecido con las serpientes marinas que supuestamente habían sido vistas en aguas norteamericanas dos siglos antes. Muchos espectadores se marcharon satisfechos, convencidos de que habían visto una prueba científica de la existencia de monstruos marinos.

Una de las muchas ilustraciones representando al Hydrarchos de Koch publicadas a mediados del s. XIX.Por desgracia para Koch, el anatomista de Harvard Jeffries Wyman visitó la exposición. Tras examinar cuidadosamente el esqueleto, anunció que se trataba de un fraude. Observó que los dientes de la criatura tenían la doble raíz característica de los mamíferos y no de los reptiles, y demostró que la maravilla de Koch era en realidad un montaje hecho de varios especímenes de una ballena ya extinta, el zeuglodon. Koch había combinado inteligentemente una serie de huesos, pero no tanto como para engañar a un experto.

Negando airadamente las conclusiones de Wyman, Koch cogió su serpiente y zarpó a Europa, donde montó diversas exhibiciones en varias ciudades. Su reputación, sin embargo, le había precedido, y fue el hazmerreír de los científicos europeos. Al final, no obstante, su truco resultó de algún interés académico. En 1847, el rey de Prusia compró el esqueleto fraudulento y lo añadió a la colección del Museo Real de Anatomía de Berlín.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInShare on TumblrShare on RedditShare on StumbleUponPin on PinterestShare on VKEmail this to someonePrint this page

El mágico encanto de las velas. Lo mismo son icono de relax y romanticismo que de la vida y la muerte. Están en todos los ritos, templos y hasta en los cumpleaños, porque de ellas depende que se cumpla un deseo. Siempre envueltas de un halo místico, ¿qué fuerza esconden esas pequeñas llamas que llevan una eternidad hechizando al hombre?

¿Perjudica la salud enamorarse? Enamorarse es un misterioso fenómeno que sume a las personas que lo atraviesan en un estado extraordinariamente explosivo, eufórico, efervescente e... inconsciente. Los enamorados viven casi en éxtasis. Como en una nube. Por encima de las obligaciones y miserias cotidianas. Es una maravillosa sensación que muchos anhelan experimentar.

Viejas canciones. Siempre están ahí: rondando en las veredas o en los patios de las escuelas, repetidas día tras día, sufriendo un proceso de trasvasamiento de generación en generación, pero conservando toda la esencia y la pureza del mensaje. Cuando uno las escucha, los recuerdos se afanan por rescatar los años pasados y volver a esos días.




Deje su opinión

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Diez − cuatro =