El talento de Granger Taylor

Un entusiasta joven con tanta inteligencia innata y una vida interior tan rica que consiguió “contactar con los alienígenas y viajar con ellos”.

El talento de Granger Taylor

Aunque Granger Taylor no terminó la enseñanza primaria, la gente que le conocía insistía en que no se trataba del típico ignorante. Algunos incluso lo calificaban de genio, un joven mecánico con tanta destreza e inteligencia innata que podía resucitar viejos tractores largo tiempo olvidados o devolver un automóvil de treinta años de antigüedad al esplendor del escaparate.

Un pueblo a orillas de un lago en el extremo suroriental de la isla de Vancouver, Columbia Británica (Canadá).Durante un año, Taylor trabajó como aprendiz de mecánico después de dejar los estudios. Más tarde instaló un taller propio en el cobertizo del jardín de la casa de sus padres, en Duncan, British Columbia, un pueblo a orillas de un lago en el extremo suroriental de la isla de Vancouver (Canadá). En poco tiempo, el taller adquirió la apariencia de una chatarrería entre la vegetación. Bajo los abetos estaban aparcados automóviles antiguos y entre los matorrales podían encontrarse motores desmontados.

Sin embargo, los logros de Taylor compensaban el desorden organizado en el jardín. Con apenas doce años, Taylor reparó una locomotora a vapor abandonada y le devolvió su vigor. A los catorce construyó un coche con un solo cilindro que fue expuesto, junto con la locomotora, en el Duncan Forest Museum. Se dice que un coleccionista pagó 20.000 dólares de la época por una réplica de un avión de caza de la Segunda Guerra Mundial que el joven había construido.

A pesar de esos éxitos, a finales de los setenta, Taylor perdió interés en los medios de transporte terrenos, y se volvió hacia otro tipo de vehículos, los OVNIS. Curioso por conocer la forma de propulsión de los platillos volantes, Taylor devoró libros sobre alienígenas y naves espaciales, y reflexionó durante días, encerrado en la casa en forma de platillo volante que muestra la fotografía que encabeza este artículo. La construyó con dos placas de satélite, y le instaló un televisor, una cama y una estufa de leña.

Según Bob Nielson, su amigo de toda la vida, Taylor se encontraba en octubre de 1980 en su residencia “espacial” cuando recibió contactos de los alienígenas. “No podía verlos”, dijo Nielson. “Se limitaban a hablar con su mente”. Taylor preguntó a los seres cómo funcionaban sus naves, pero los alienígenas no se lo contaron. Le invitaron, no obstante, a viajar con ellos por el sistema solar, y Taylor aceptó.

Al cabo de un mes, Taylor dejaba una nota en la puerta del dormitorio de sus padres. “Queridos papá y mamá…”, decía, “me voy al espacio a bordo de una nave alienígena, ya que unos sueños recurrentes me instaban a emprender un viaje interestelar de cuarenta y dos meses para explorar el vasto universo y luego regresar. Os dejo todas mis posesiones ya que no las voy a necesitar”.

Esa noche, una violenta tormenta azotó la costa del Pacífico. Vientos huracanados barrieron la isla de Vancouver y derribaron postes eléctricos. La ciudad de Duncan quedó sumida en la oscuridad. A la mañana siguiente, Granger Taylor y su camioneta rosa habían desaparecido. Seis años más tarde, el vehículo fue encontrado en una montaña cerca de Duncan, hecha pedazos por lo que, al parecer, fue una explosión masiva. Pero el cuerpo de Taylor nunca fue hallado.

El "cómo me llamo" marca nuestra vida. El nombre es nuestra tarjeta de presentación, aquello que para bien o para mal nos distingue de la masa. Nos singulariza aunque, a veces, en demasía. Lo que para unos es motivo de orgullo, parte esencial de su ser, incluso un fragmento de su propia alma, para otros es una pesada carga difícil de llevar y dura de soportar.

Los libros malditos. Una maldición ancestral pesa sobre algunos libros desde el momento mismo de su invención: a través de los siglos han existido siempre grupos o individuos empeñados en destruirlos. Así, cantidades ingentes del patrimonio cultural de la humanidad ha sucumbido a manos de estos exterminadores del conocimiento.

Reglas de oro para ser feliz en pareja. Tener desavenencias no significa que no haya cariño, sino simplemente que hay distintas maneras de ver una misma realidad. Nunca hay que perder el respeto a la libertad del otro. Muchas parejas han fracasado porque uno de sus miembros, el hombre o la mujer, está convencido de que el amor puede cambiar a la otra persona.




MUY IMPORTANTE: Revista CAOS se define a sí misma como una web solidaria, es por ello que desinteresadamente deseamos lanzar una campaña de concienciación de nuestros corazones. Observamos con desasosiego que estamos perdiendo humanidad. Salvo en situaciones muy concretas de gran resonancia mediática, cada vez nos cuesta más mostrar afecto por el desconocido, ofrecer ayuda si a cambio no vamos a sacar una contrapartida por pequeña que esta sea… y resulta intolerable. No podemos hacer de este mundo algo tan horrible, tan egoísta, tan frío, tan falto de vida, por ello animamos a todo aquel que visita nuestra página a una reflexión sincera que le empuje a activarse y participar en alguna asociación de ámbito local que ayude a los más necesitados, a los faltos de recursos, ancianos, niños, discapacitados, enfermos terminales, que se preocupe por el cuidado del medioambiente, en contra de la crueldad con los animales… Y no hablamos sólo de dinero: dona ropa, sangre… levanta la vista, deja el teléfono móvil por un rato y ofrece tu tiempo, amistad, apego, conocimientos profesionales… No hacemos publicidad de ninguna entidad en concreto para que cada cual escoja aquella que le haga sentir más a gusto y de ese modo asuma la causa ajena como propia. Estamos seguros que si cada uno de nosotros pone un pequeño granito de arena en su entorno, todos juntos, por extensión, haremos de este planeta un lugar mejor, un rincón del cosmos donde realmente merezca la pena vivir; y de paso erradiquemos ese mal humor perpetuo, esa falta de educación y ausencia de empatía que inunda las calles de nuestros barrios y ciudades. En nombre de todas esas personas a las que a diario regalas lo mejor de ti mismo y la mayor de tus sonrisas, de corazón: muchas gracias.

Un comentario en "El talento de Granger Taylor"

  1. Ramón Pérez  4 febrero, 2016 en 7:37 pm

    Quiero encontrarme con ellos para hablar, pedir ideas y si nos pueden ayudar para mejorar los seres humanos.

    Responder

Deje su opinión

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

cinco × 5 =