Mantra

Salmodia utilizada en yoga y en las prácticas esotéricas y/o místicas orientales para, por repetición, apaciguar la mente liberándola de la esclavitud del ego y las emociones.

Mantra

No es poca la desorientación que rodea el tema de los mantras, que se confunden a veces con los conjuros o las “palabras poderosas” de la magia ritual. En realidad un mantra no es más que una palabra o una frase (no rezos) que, por repetición, influye sobre la mente humana. Según esta definición serían mantras muchos eslóganes y latiguillos publicitarios, aunque es más corriente reservar dicho término a las salmodias utilizadas en yoga y en las prácticas esotéricas y/o místicas orientales para apaciguar la mente.

En esencia, la meditación trascendental es un arte mántrica, ya que la iniciación confiere a sus practicantes un mantra personal, que ha de sintonizar con sus vibraciones individuales. Aunque esa “afinación” personal no debe ser tan necesaria, si hemos de juzgar por los millones de orientales que se contentan con usar en sus prácticas de meditación los mantras “hechos”.

Om mani padme hum.De estos el más conocido será quizás el om mani padme hum asociado con el budismo y que suele traducirse como “¡oh, la joya de la flor de loto!”. En el Próximo Oriente tiene una difusión parecida el mantra islámico hua allahu alazi lailaha illa hua, “sólo Él es Dios y no hay otro Dios más que Él”. Como ejemplo de mantra de la Antigüedad podemos citar el egipcio A ka dua, Tuf ur biu, Bi aa chefu, Dudu ner af an nuteru, “adoro el poderío de tu aliento, ¡oh Dios supremo y terrible ante quien tiemblan los dioses y la Muerte!”.

El significado importa poco a efectos prácticos. Los mantras adquieren aceptación por su utilidad para crear cambios en la conciencia o el estado mental. El denominador común de muchos de ellos es que “se muerden la cola”: con la última sílaba de cada uno, el adepto vuelve a repetirlo desde el principio.

Para entender un poco la manera en que se usan los mantras, se puede experimentar con el om mani padme hum. Si lo salmodiamos en voz alta al principio, hay que pronunciarlo con sonoridad alargando el hummmm final para hacer que se confunda con el ommmm siguiente, lo que da una cadencia así:

Ommmm mani padme hummmm oommm mani padme hummmm…

Después de escucharse a sí mismo durante varios ciclos, vaya bajando la voz poco a poco hasta “interiorizar” el sonido, y siga entonces pronunciando el ciclo mántrico mentalmente. Varíe la velocidad hasta encontrar el ritmo que captura su atención, al punto que la rotación del mantra rechaza todo pensamiento ajeno. El efecto es parecido al que ocurre cuando uno tiene en la cabeza una musiquilla pegadiza y no consigue olvidarse de ella. El mantra gira y gira y se expande hasta llenar toda la conciencia, sin dejar espacio para nada más. Y aunque uno conozca el significado de la frase que pronuncia, tal sentido pronto se pierde, como cuando se repite una palabra tantas veces que al final acaba por parecer absurda.

Una vez establecida la rotación del mantra, ella continúa sin necesidad de ningún esfuerzo consciente, lo que libera el cerebro y permite relajarse con más tranquilidad. Cuando quiera retornar a su estado de conciencia normal, haga más lenta la cadencia del mantra y luego “exteriorícelo” diciéndolo varias veces en voz alta antes de dejarlo por completo.

Para que un mantra surta efecto, no es necesario entender el idioma, intelectualizar el significado o la simbología del mantra. El simple sonido del mantra trae el efecto deseado. El ritmo sonoro funcionará en el plano inconsciente y acabará por saturar los pensamientos conscientes, lo cual a su vez, afectará a los ritmos. De hecho, parte de la magia del mantra consiste en que no se debe reflexionar sobre su sentido, pues solamente así trascenderemos los aspectos fragmentarios de la mente consciente y percibiremos la unidad subyacente.

Al usar el mantra, liberamos nuestras mentes de la esclavitud del ego y las emociones. El mantra permite que apartemos la atención de lo que el ego pone ante nosotros, que no siempre es lo mejor, y nos brinda la oportunidad de reflexionar y elegir. También podemos usar el mantra para mantener la mente en un estado positivo cuando estamos aburridos o inquietos. Los mantras ayudan a calmar la mente. Repetir en silencio nuestro mantra mientras caminamos, hacemos cola, incluso conducimos, es extremadamente útil y relajante. ¿O acaso nunca hemos notado que algunas frases o palabras nos afectan más que otras? El efecto de las palabras puede ser bueno o malo. El sonido de las palabras o los mantras conecta a quien lo pronuncia con un nivel más elevado de conciencia. Cuando encima se elige un mantra con un significado personal, este se hace más poderoso.

Mantras escritos en una roca cerca de Namche Bazaar (Nepal).Nuestra mente y nuestros pensamientos no deberían ejercer un control sobre nosotros, por el contrario, deberíamos ser nosotros quienes ejercitásemos un control sobre ellos. Una de las maneras más eficaces de conseguirlo consiste en dirigir los procesos mentales y hacerlos más lentos mediante el uso de un mantra.

Algunos mantras están particularmente asociados a aspectos de nuestra existencia. Ya sea la prolongación de la vida, la purificación de enfermedades, impedir que la mente caiga en estados inferiores, o eliminar el miedo y la ansiedad, por ejemplo. Pero en general, podemos decir que todos los mantras tienen el mismo objetivo: eliminar el sufrimiento y la confusión, y conducir al practicante hacia el preciado “Despertar”.

El "cómo me llamo" marca nuestra vida. El nombre es nuestra tarjeta de presentación, aquello que para bien o para mal nos distingue de la masa. Nos singulariza aunque, a veces, en demasía. Lo que para unos es motivo de orgullo, parte esencial de su ser, incluso un fragmento de su propia alma, para otros es una pesada carga difícil de llevar y dura de soportar.

¿Por qué somos como somos? La personalidad se compone de tres estados básicos: padre, adulto y niño, que hacen actuar al individuo de una u otra manera, según sea el momento en que se encuentra. Cada una de ellas es una diferente manifestación del yo. Y de las tres formas puede reaccionar una persona ante una situación concreta.

La Atlántida, el paraíso perdido. Una isla misteriosa y un pueblo fundador de una cultura brillante. El continente de la Atlántida continúa siendo uno de los enigmas más sorprendentes de la historia. Si es cierto que existió, fue una civilización como no ha habido nunca otra igual. ¿Hubo algo de verdad? ¿Encontraremos algún día restos que den sentido a los testimonios?




Sobre Loli Álvarez

Tarotista titulada con muchos años de experiencia. Tiradas y cursos de tarot en consulta privada (horas concertadas). Barcelona (España). T. 722 26 32 84

Más

Ver sus artículos

MUY IMPORTANTE: Revista CAOS se define a sí misma como una web solidaria, es por ello que desinteresadamente deseamos lanzar una campaña de concienciación de nuestros corazones. Observamos con desasosiego que estamos perdiendo humanidad. Salvo en situaciones muy concretas de gran resonancia mediática, cada vez nos cuesta más mostrar afecto por el desconocido, ofrecer ayuda si a cambio no vamos a sacar una contrapartida por pequeña que esta sea… y resulta intolerable. No podemos hacer de este mundo algo tan horrible, tan egoísta, tan frío, tan falto de vida, por ello animamos a todo aquel que visita nuestra página a una reflexión sincera que le empuje a activarse y participar en alguna asociación de ámbito local que ayude a los más necesitados, a los faltos de recursos, ancianos, niños, discapacitados, enfermos terminales, que se preocupe por el cuidado del medioambiente, en contra de la crueldad con los animales… Y no hablamos sólo de dinero: dona ropa, sangre… levanta la vista, deja el teléfono móvil por un rato y ofrece tu tiempo, amistad, apego, conocimientos profesionales… No hacemos publicidad de ninguna entidad en concreto para que cada cual escoja aquella que le haga sentir más a gusto y de ese modo asuma la causa ajena como propia. Estamos seguros que si cada uno de nosotros pone un pequeño granito de arena en su entorno, todos juntos, por extensión, haremos de este planeta un lugar mejor, un rincón del cosmos donde realmente merezca la pena vivir; y de paso erradiquemos ese mal humor perpetuo, esa falta de educación y ausencia de empatía que inunda las calles de nuestros barrios y ciudades. En nombre de todas esas personas a las que a diario regalas lo mejor de ti mismo y la mayor de tus sonrisas, de corazón: muchas gracias.

Deje su opinión

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

dieciocho − dos =