La maléfica carretera 55

Los hechos que esta obra -relativamente reciente- ponen de manifiesto, entroncan con la tradición espiritual de las creencias mágicas de los indios.

La maléfica carretera 55

A principios del siglo XX las autoridades del estado de Nueva Jersey, al sur de la ciudad de Nueva York, en Estados Unidos, creyeron útil trazar una carretera de unos 10 kilómetros que cruzara las tierras del municipio de Deptford. Indudablemente esta tenía que ser una buena noticia por el progreso que representaba en las comunicaciones de la zona. Sin embargo, no fue así para todos. Los indios nanticokes, oriundos de esta región, advirtieron que esta obra no se podía llevar a cabo, porque si lo hacían iban a profanar la tierra sagrada de sus antepasados en donde se encontraba un antiguo cementerio. Este era un lugar mágico para los indios al que acudían a invocar a los espíritus de los viejos guerreros muertos.

LA TIERRA SAGRADA DE LOS INDIOS
Ubicación de la carretera 55 en Nueva Jersey, Estados Unidos, muestra de la veracidad de las estrechas relaciones que los indios mantienen con su tierra.El jefe indio Wayandaga, al ser informado del proyecto convocó una rueda de prensa en la que advirtió sobre los peligros que corrían los blancos si no respetaban la tierra sagrada de sus ancestros.

Wayandaga argumentó los derechos de los indios a permanecer en sus tierras, matizando que: “Nosotros ya estábamos aquí ochocientos años atrás, muchas lunas antes que llegaran los rostros pálidos”. Finalmente amenazó a los responsables que se atrevieran a profanar las tumbas para construir una carretera sobre sus tierras: “Si profanáis nuestra tierra sagrada os aseguro que nuestros antepasados se vengarán de todos vosotros”.

LA CONSTRUCCIÓN DE LA CARRETERA
Al poco tiempo, los intransigentes blancos levantaron el cementerio y construyeron la carretera número 55 del estado de Nueva Jersey. Oficialmente nadie hizo caso de la maldición, aunque sus constructores no ocultaban el temor a “Manitu”. Desde el inicio de las obras y en muy poco tiempo, tuvieron lugar una serie de sucesos extraños y accidentes mortales. Esta carretera llegó a tener el récord de accidentes y heridos por kilómetro.

Los incidentes empezaron por los proyectistas de la carretera, los cuales se vieron misteriosamente aquejados por todo tipo de dolencias que les apartaron del trabajo. Durante las obras y mientras levantaban la tierra, quitaban piedras y aplanaban el lugar, se cometieron una serie de incomprensibles errores que provocaron varios accidentes que causaron heridos de cierta consideración. El más horrible de todos fue el de un obrero que resultó muerto por una máquina apisonadora que, literalmente, lo aplastó sobre el asfalto.

Varios obreros que trabajaban en el levantamiento del cementerio sufrieron, repentinamente, sendos ataques cardíacos con funestas consecuencias. La progresión de las obras exigió la construcción de un puente sobre el que se cebó la desgracia. Un obrero sufrió una caída desde la parte superior del mismo que le costó la vida.

Sin embargo, el suceso más sorprendente y misterioso de todos ocurrió cuando una de las camionetas de la empresa constructora que transportaba a cinco trabajadores hacia la zona de trabajo, estalló de repente y sin motivo alguno. La explosión provocó una masacre en la que fallecieron todos los ocupantes del vehículo, cuyos restos fueron a parar sobre la tierra sagrada que estaban profanando.

Este accidente levantó un gran revuelo y alertó a todos los implicados sobre lo que estaban haciendo. A pesar de todo, los accidentes, los heridos y las muertes continuaron y la maldición se extendió hasta la propia administración territorial. Cuando las autoridades enviaron a un inspector a certificar el estado de la maldita carretera 55, este enfermó rápidamente afectado de un súbito aneurisma cerebral que le dejó incapacitado para el resto de sus días.

MALDITAS CONSECUENCIAS
La empresa estaba diezmada y desmoralizada por la cantidad de accidentes inexplicables que había sufrido desde que se encargó de la construcción de la carretera 55, y ya no aguantó más. Los indios nanticokes tenían razón, no se debía profanar la tierra sagrada donde descansaban los espíritus de los bravos guerreros. De modo que suspendió sus trabajos y se retiró de la obra. Las autoridades se plantearon la terrible situación y la construcción de la maldita carretera 55 se interrumpió.

Las obras quedaron paradas durante cierto tiempo hasta que se replanteó su continuación pero, esta vez, no querían más víctimas. Para ello diseñaron un nuevo trazado que evitaba la tierra sagrada de los indios. Sólo así Manitu, el Gran Espíritu, les dejaría trabajar tranquilos.

Adelgazar de manera saludable. Productos, dietas y planes de adelgazamiento a los que se ven sometidos los consumidores son simples mentiras en la mayoría de ocasiones. Perder peso teóricamente haciendo una barbaridad siempre es factible, pero no se trata de hacer locuras durante una temporada para quitarse unos kilos que luego se recuperan, sino realmente de adelgazar.

Los libros malditos. Una maldición ancestral pesa sobre algunos libros desde el momento mismo de su invención: a través de los siglos han existido siempre grupos o individuos empeñados en destruirlos. Así, cantidades ingentes del patrimonio cultural de la humanidad ha sucumbido a manos de estos exterminadores del conocimiento.

Reglas de oro para ser feliz en pareja. Tener desavenencias no significa que no haya cariño, sino simplemente que hay distintas maneras de ver una misma realidad. Nunca hay que perder el respeto a la libertad del otro. Muchas parejas han fracasado porque uno de sus miembros, el hombre o la mujer, está convencido de que el amor puede cambiar a la otra persona.




MUY IMPORTANTE: Revista CAOS se define a sí misma como una web solidaria, es por ello que desinteresadamente deseamos lanzar una campaña de concienciación de nuestros corazones. Observamos con desasosiego que estamos perdiendo humanidad. Salvo en situaciones muy concretas de gran resonancia mediática, cada vez nos cuesta más mostrar afecto por el desconocido, ofrecer ayuda si a cambio no vamos a sacar una contrapartida por pequeña que esta sea… y resulta intolerable. No podemos hacer de este mundo algo tan horrible, tan egoísta, tan frío, tan falto de vida, por ello animamos a todo aquel que visita nuestra página a una reflexión sincera que le empuje a activarse y participar en alguna asociación de ámbito local que ayude a los más necesitados, a los faltos de recursos, ancianos, niños, discapacitados, enfermos terminales, que se preocupe por el cuidado del medioambiente, en contra de la crueldad con los animales… Y no hablamos sólo de dinero: dona ropa, sangre… levanta la vista, deja el teléfono móvil por un rato y ofrece tu tiempo, amistad, apego, conocimientos profesionales… No hacemos publicidad de ninguna entidad en concreto para que cada cual escoja aquella que le haga sentir más a gusto y de ese modo asuma la causa ajena como propia. Estamos seguros que si cada uno de nosotros pone un pequeño granito de arena en su entorno, todos juntos, por extensión, haremos de este planeta un lugar mejor, un rincón del cosmos donde realmente merezca la pena vivir; y de paso erradiquemos ese mal humor perpetuo, esa falta de educación y ausencia de empatía que inunda las calles de nuestros barrios y ciudades. En nombre de todas esas personas a las que a diario regalas lo mejor de ti mismo y la mayor de tus sonrisas, de corazón: muchas gracias.

Deje su opinión

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

uno × 4 =