Magnitudes físicas

Todos aquellos factores o parámetros que intervienen e influyen en el desarrollo de cualquier experimento o fenómeno físico.

Magnitudes físicas

Se entiende por magnitud todo aquello que puede ser aumentado o disminuido. Magnitudes físicas son todos aquellos factores o parámetros que intervienen e influyen en el desarrollo de cualquier experimento o fenómeno físico. La cualidad primordial de las magnitudes físicas es que pueden ser medidas. La medición de una magnitud consiste en establecer cuántas veces está contenida en la magnitud bajo medida aquella que se toma como unidad. La magnitud unidad puede tomarse arbitrariamente.

Ejemplo: Para la magnitud espacio se toma como unidad el metro (m). Así, una pulgada contiene 0,0254 veces dicha unidad, mientras que un año-luz (espacio que recorre la luz en un año) contiene 9,46.10^15 (poco menos de diez mil billones) metros.

1 pulgada = 0,0254 metros.
1 año-luz = 9,46.10^15 metros.

Igualmente podría tomarse como unidad la pulgada, en cuyo caso el metro contendría 39,37 veces la unidad, y el año-luz 3,72.10^17 veces una pulgada.

1 metro = 39,37 pulgadas.
1 año-luz = 3,72.10^17 pulgadas.

Si fuera el año-luz el tomado por unidad, se obtendría:

1 metro = 1,06.10^-16 años-luz.
1 pulgada = 2,68.10^-18 años-luz.

Existen dos clases de magnitudes físicas. Las magnitudes escalares son las que quedan determinadas expresando su medida como un valor numérico simplemente. Para que una magnitud vectorial quede perfectamente definida es necesario, además, especificar otros aspectos de la misma, tales como el punto de aplicación, dirección y sentido de dicha magnitud.

Ejemplo: Para definir la altura de una mesa es suficiente con decir que tiene 0,75 metros. Su peso queda perfectamente determinado cuando decimos que es de 35 kilopondios. Sin embargo, si para moverla hay que aplicar una fuerza de 60 newtons, hay que especificar también “dónde” se aplica, y con “qué” dirección y sentido debe hacerse.

Un kilopondio o kilogramo-fuerza, es la fuerza ejercida sobre una masa de 1 kg (kilogramo masa según se define en el Sistema Internacional) por la gravedad estándar en la superficie terrestre, esto es 9,80665 m/s². En definitiva, el kilogramo-fuerza (o kilopondio) es el peso de un kilogramo de masa en la superficie terrestre, expresión poco utilizada en la práctica cotidiana. Nunca oiremos decir: “yo peso 70 kilopondios o kilogramos-fuerza” (que sería lo correcto si utilizamos el Sistema Técnico de Unidades) o “yo peso 686 newtons” (si utilizamos el Sistema Internacional), sino que lo común es decir: “yo peso 70 kilogramos o kilos” (unidad de masa del SI), a pesar de que, en realidad, nos estamos refiriendo a kilogramos-fuerza, y no a kilogramos de masa. En lo anterior, debemos interpretar a la expresión “kilos” como acortamiento coloquial de kilogramos-fuerza o kilopondios, ya que estamos hablando de un peso; es decir, de una fuerza y no de una masa. El valor estándar de la gravedad (g) terrestre es de 9,80665 m/s². Entonces (y de acuerdo con la Segunda Ley de Newton: fuerza = masa × aceleración) se dice que:

1 kp = 1 kg × 9,80665 m/s² = 9,80665 kg m/s² = 9,80665 N

…de modo que 1 kilogramo-fuerza o kilopondio equivale a 9,80665 newtons.

Independientemente de que una magnitud física sea escalar o vectorial, puede clasificarse dentro de dos tipos: fundamental o derivada. Magnitud fundamental es aquella cuya medida se determina por comparación directa con la unidad establecida. Magnitud derivada es la que se determina o puede determinarse a través de una medida indirecta, empleando para ello una o varias magnitudes fundamentales.

Ejemplo: Las medidas de longitud se realizan por comparación directa con el metro, tomado como magnitud unidad. Las de tiempo se miden comparándolas con el segundo como unidad. Ambas magnitudes son fundamentales. La medida del volumen de un cubo podría hacerse comparándole con el de otro tomado como unidad; sin embargo, es más sencillo medir la longitud de sus tres aristas, cuyo producto nos dará el volumen del mismo. La velocidad de desplazamiento de un móvil puede hallarse midiendo el tiempo que tarda en recorrer una distancia determinada (que es también medible). Así pues, tanto el volumen como la velocidad son magnitudes derivadas, puesto que se miden a través de otras fundamentales.

Ya se ha comentado la necesidad de establecer una unidad para cada magnitud. Evidentemente, sólo será preciso hacerlo con las fundamentales. Las magnitudes unidad, también denominadas patrones, deben cumplir algunas condiciones:

1.Ser fácilmente reproducibles.
2.Ser invariables en el tiempo.
3.Ser homogéneas con la magnitud a medir.
4.Ser sencillas de manejar.

Según el conjunto de magnitudes fundamentales y/o los patrones de cada una de ellas elegidos, tendremos distintos sistemas de unidades. Obviamente, podrían obtenerse innumerables sistemas; sin embargo, son tres los que corrientemente se utilizan: el CGS (o cegesimal), el SI (Sistema Internacional, Giorgi o MKS) y el terrestre.

En el sistema CGS son magnitudes fundamentales la longitud, la masa y el tiempo (en lo que se refiere a la Mecánica), siendo las unidades el centímetro, el gramo y el segundo, respectivamente.

En el SI las magnitudes fundamentales son las mismas que en el CGS, aunque las unidades tomadas son, respectivamente, el metro, el kilogramo y el segundo.

Finalmente, el sistema terrestre toma como fundamentales las magnitudes de longitud, fuerza y tiempo, siendo sus respectivas unidades el metro, el kilopondio y el segundo.

Es fundamental destacar que en la resolución de cualquier problema físico debe siempre operarse dentro de un mismo sistema de unidades, pues de otra forma los resultados no serían coherentes. En cuál de ellos se opere es indiferente, y normalmente se elegirá aquel que resulte más conveniente con los resultados a obtener o con los datos dados en el enunciado.

El mágico encanto de las velas. Lo mismo son icono de relax y romanticismo que de la vida y la muerte. Están en todos los ritos, templos y hasta en los cumpleaños, porque de ellas depende que se cumpla un deseo. Siempre envueltas de un halo místico, ¿qué fuerza esconden esas pequeñas llamas que llevan una eternidad hechizando al hombre?

¿Por qué somos como somos? La personalidad se compone de tres estados básicos: padre, adulto y niño, que hacen actuar al individuo de una u otra manera, según sea el momento en que se encuentra. Cada una de ellas es una diferente manifestación del yo. Y de las tres formas puede reaccionar una persona ante una situación concreta.

La Atlántida, el paraíso perdido. Una isla misteriosa y un pueblo fundador de una cultura brillante. El continente de la Atlántida continúa siendo uno de los enigmas más sorprendentes de la historia. Si es cierto que existió, fue una civilización como no ha habido nunca otra igual. ¿Hubo algo de verdad? ¿Encontraremos algún día restos que den sentido a los testimonios?




Sobre Martín Álvarez

Profesor titulado de educación primaria y secundaria.

Más

Ver sus artículos

MUY IMPORTANTE: Revista CAOS se define a sí misma como una web solidaria, es por ello que desinteresadamente deseamos lanzar una campaña de concienciación de nuestros corazones. Observamos con desasosiego que estamos perdiendo humanidad. Salvo en situaciones muy concretas de gran resonancia mediática, cada vez nos cuesta más mostrar afecto por el desconocido, ofrecer ayuda si a cambio no vamos a sacar una contrapartida por pequeña que esta sea… y resulta intolerable. No podemos hacer de este mundo algo tan horrible, tan egoísta, tan frío, tan falto de vida, por ello animamos a todo aquel que visita nuestra página a una reflexión sincera que le empuje a activarse y participar en alguna asociación de ámbito local que ayude a los más necesitados, a los faltos de recursos, ancianos, niños, discapacitados, enfermos terminales, que se preocupe por el cuidado del medioambiente, en contra de la crueldad con los animales… Y no hablamos sólo de dinero: dona ropa, sangre… levanta la vista, deja el teléfono móvil por un rato y ofrece tu tiempo, amistad, apego, conocimientos profesionales… No hacemos publicidad de ninguna entidad en concreto para que cada cual escoja aquella que le haga sentir más a gusto y de ese modo asuma la causa ajena como propia. Estamos seguros que si cada uno de nosotros pone un pequeño granito de arena en su entorno, todos juntos, por extensión, haremos de este planeta un lugar mejor, un rincón del cosmos donde realmente merezca la pena vivir; y de paso erradiquemos ese mal humor perpetuo, esa falta de educación y ausencia de empatía que inunda las calles de nuestros barrios y ciudades. En nombre de todas esas personas a las que a diario regalas lo mejor de ti mismo y la mayor de tus sonrisas, de corazón: muchas gracias.

Deje su opinión

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

7 + siete =