Los trovadores

Buscaron cambiar el mundo no con las armas, sino con los valores del alma, es por eso que hoy son recordados por la historia como grandes héroes de la Edad Media.

Los trovadores

Fueron los caballeros franceses los que, creando primero el nuevo ideal de héroe, lo llevaron a la literatura. Sin lugar a dudas, porque fue Francia el país en torno al cual se conformó el primer núcleo que diera origen al ejército de las Cruzadas. El espíritu gótico, fundido con los antiguos valores, unido a la misión destinada a los cristianos y a la sumisión del varón combatiente frente a la dama, hicieron que el código de honor imperante cobrara naturaleza literaria.

Los trovadores creían que del amor cortés emanaba la refinación social y moral, que los actos caballerosos y los hechos nobles se originaban en el amor.Las raíces de la nueva poesía cortesana se hallan en Provenza. Allí nacieron las llamadas “cortes del amor”, que fueron las encargadas, contraviniendo, empero, los sobrios dictámenes del cristianismo imperante, de difundir por toda Francia la figura del trovador cortesano, que es quien lleva a la nueva literatura formas de estilismo depurado.

Personajes mayoritariamente de la nobleza, los trovadores, alcanzaron su florecimiento en el siglo XII dentro de la llamada Occitania. Con el auge del comercio que se experimentó llegaron muchas riquezas a las regiones del sur de Francia. La prosperidad llevó de la mano el ocio, la educación y los gustos refinados por las artes y una vida de distinción. Los poetas estaban muy bien considerados y llegaron a tener una enorme influencia en los gustos, costumbres y modales aristocráticos.

Los trovadores creían que del amor cortés emanaba la refinación social y moral, que los actos caballerosos y los hechos nobles se originaban en el amor. El desarrollo de esta idea puso la base de todo un código de conducta que con el tiempo asimilaron las clases bajas de la sociedad. Había comenzado una nueva manera de vivir que contrastaba con la sociedad feudal, ordinaria y cruel.

La poesía trovadoresca confirió a la mujer una gran dignidad, honra y respeto. Ella se convirtió en la encarnación de las cualidades nobles y virtuosas.La poesía trovadoresca confirió a la mujer una gran dignidad, honra y respeto. Ella se convirtió en la encarnación de las cualidades nobles y virtuosas, a diferencia de la visión que de estas se tenía hasta ese momento: instrumento del diablo, un mal necesario, responsables directas de la caída del hombre en el pecado. A partir de entonces, las mujeres esperaban que sus hombres fueran abnegados, considerados y amables, en una palabra: caballeros.

La época de los trovadores fue un periodo de damas y caballeros, de leyendas y aventuras, de hidalguía y música.El amor cortés no es tan solo la sublimación del deseo erótico, sino que va más allá, es amar las cualidades personales por encima de los encantos físicos. Es por esto por lo que tanto el trovador como el caballero siempre se van a enamorar de una dama de posición más elevada. Esta posición no la daba un título, sino la belleza del corazón. Los trovadores nos hablan de este amor cortés, de la juventud y de la generosidad, y de un conjunto de valores que radican en el alma humana: sabiduría, equidad, bondad, dignidad, moderación… y que hacen al caballero más justo, más honesto, más valiente y apreciado por su dama. La juventud cantada por los trovadores no depende de los años del cuerpo, es la capacidad de apasionarse que no decae con la edad, la capacidad de amar a una persona, una puesta de sol, un reto científico, un gesto altruista… Y la generosidad, que solamente se da en las almas grandes, es la capacidad de desprenderse de lo que más queremos en beneficio de quien realmente lo necesita.

El hecho de ser trovador suponía un prestigio que hacía que les fuera permitido aconsejar a grandes señores y disfrutar de una confianza que en otras circunstancias no habrían tenido.El hecho de ser trovador suponía un prestigio que hacía que les fuera permitido aconsejar a grandes señores y disfrutar de una confianza que en otras circunstancias no habrían tenido. Con sus canciones amorosas sobre todo, pero también con sus composiciones de propaganda política, sus debates y, en definitiva, con su visión del mundo, muestran el inicio de una historia cultural y política con una variedad que no se encuentra en ningún otro documento de la época. Su literatura, además, será una de las fuentes básicas de la poesía que durante siglos se cultivará en Europa occidental.

Conviene esclarecer la diferencia entre trovador y juglar. El trovador era un poeta lírico, por lo general de condición social elevada, que se acompañaba de una melodía fija y cuyo texto se fijaba por escrito y no se transmitía con variantes, además de que no necesitaba utilizar sus facultades artísticas como medio de vida. El juglar, sin embargo, llevaba una vida ambulante, recitaba con una entonación específica pero no melódica, memorizaba los textos e incluso improvisaba a partir de determinados motivos temáticos, podía ayudarse de la mímica y la dramatización; características que lo convierten en uno de los máximos representantes de la literatura de transmisión oral de carácter folclórico o popular. No obstante, en ocasiones es posible confundirlos o reconocer individuos que reunieron las dos tipologías. De modo muy esquemático, suele asociarse al trovador con el autor (creador), y al juglar con el actor (intérprete). En realidad, los trovadores, encomendaban a los juglares la divulgación de sus composiciones. El propio rey Alfonso X el Sabio, por ejemplo, encargaba a los juglares que dieran máxima difusión a sus poemas. A menudo se envía al juglar a transmitir elogios o críticas feroces, y por esta razón muchos de ellos podían correr serio peligro, incluso de su propia vida.

Contaban con distintos estilos de poesías, formas musicales y múltiples instrumentos con los cuales se acompañaban a la hora de cantar. Musicalmente, las formas son de gran diversidad, destacándose el rondeau (alternancia de coplas y estribillo), virelai (en que el estribillo no interrumpe el desarrollo de las estrofas), ballade (estribillo alternante cada tres estrofas), entre muchas otras, como la aubade (alborada), composición lírica señalando la nostalgia de la llegada del día, instante en que deben ser interrumpidas las relaciones prohibidas y los amantes han de separarse. La mayor parte de ellas se transmitían oralmente y se transcribieron más tarde. Dichas transcripciones carecen de indicaciones rítmicas, es decir, no permiten saber cuánto duran las notas. Los cancioneros populares ensalzan los encuentros furtivos, los tactos precipitados, las miradas significativas, los suspiros y la relación íntima al borde del peligro, personificado siempre por la amenaza de la aparición del marido en escena. Estos documentos constan habitualmente de tres apartados: vidas, razones y composiciones. De algunos trovadores únicamente se incluían las poesías sin ninguna otra referencia. En el primer apartado se explicaba la vida del trovador. En el segundo, las razones por las cuales había escrito determinado poema, aunque esta información no solía ser frecuente. Por último, figuraba el propio poema, en algunos casos con la melodía correspondiente. En estos documentos se conservan miles de poemas y versos, que a veces se repiten en diferentes cancioneros y en ocasiones se atribuyen a distintos trovadores. En cuanto a las biografías las hay de todo tipo: extensas o cortas según el cancionero, reales o inventadas, como se ha podido comprobar al compararlas con otros documentos de la época.

La dama ata una banda roja alrededor del brazo del caballero antes de partir a la batalla, el cual está destinado a regresar sano y salvo junto a su amada.Fue este un periodo de damas y caballeros, de leyendas y aventuras, de hidalguía y música, fue la etapa de los trovadores. Viajaban grandes distancias, ayudando así a la transmisión de noticias entre unas regiones y otras. Se muestran audaces en la invención de sus propias melodías ya que en ellas exponen la injusticia de los gobernantes, o celebran acciones valerosas, de generosidad y misericordia, a la vez que critican la crueldad, la hipocresía y el egoísmo. Buscaron cambiar el mundo no con las armas, sino con el alma, es por eso que hoy son recordados y valorados por la historia como grandes héroes de la Edad Media.

GUILLERMO IX. DUQUE DE AQUITANIA
Guillermo IX de Aquitania fue un noble francés, primero de los trovadores en lengua provenzal de que se tiene noticia.(1071-1127). Uno de los más antiguos poetas en lengua romance y el primer trovador provenzal. Cruzado, aventurero y gran amante de las mujeres, cultivó la canción puramente erótica. Se conservan once poemas suyos, en que la temática amorosa es tratada a veces con gran crudeza.

MARCABRÚ
Vivió en la primera mitad del siglo XII. Trovador provenzal, probablemente nacido en Gascuña, pasó algunos años en la corte de Alfonso VII de Castilla. Autor de pastorales y de serventesios (composiciones burlescas), quien, víctima de sus escarceos amorosos con damas comprometidas, fue muerto por sus enemigos personales. Su producción comprende cuarenta y dos poemas (1129-1150), así como numerosas canciones de cruzada (1137-1138), que tenían como fin el incitar a españoles y franceses a participar en la lucha contra los almorávides. Su obra se caracteriza por el tono moralista: se queja continuamente de la corrupción de las costumbres, del triunfo del falso amor sobre el amor cortés.

Bernart de Ventadorn (en un dibujo medieval) fue un popular trovador, compositor y poeta provenzal.BERNART DE VENTADORN
Se le considera maestro de la canción del siglo XII. Merced a sus apasionadas composiciones, logró el favor de la dama Agnès de Montluçon, lo que hizo tuviera que padecer destierro. Es único entre los compositores seculares por la cantidad de su música que ha sobrevivido: de sus cuarenta y cinco poemas, dieciocho tienen su música intacta, una circunstancia inusual para un trovador. Bernart es acreditado a menudo por ser la influencia más importante en el desarrollo de la tradición de los trovadores en el norte de Francia, puesto que allí lo conocían bien, sus melodías circularon extensamente y los primeros compositores trovadores parecen haberlo imitado. La mayoría de sus poemas son amorosos. Se diferencia de otros autores de la época por la manera más personal de mostrar sus sentimientos. El reconocimiento a su obra llegó en el Romanticismo.

PEIRE DE AUVERNIA
Gran amigo personal del anterior, fue llamado por Dante “cantor de la probidad”. Murió en 1231, después de hacerse fraile. Su maestro fue Marcabrú y se le considera un poeta moralizador. De estilo complejo, se conocen veinticuatro composiciones suyas.

PEIRE VIDAL
Peire Vidal, con su nombre encima, representado en un cancionero del siglo XIII.Muerto hacia 1205. Natural de Tolosa, supo aunar el espíritu de los cruzados con satíricas expresiones destinadas a los príncipes de Constantinopla y contra las damas de la alta sociedad, por lo cual un noble hizo que, en castigo, se le perforase la lengua con un puñal. Se conservan cuarenta y cinco de sus canciones. Las doce de las que todavía se conserva la melodía reflejan el mérito de su reputación como músico. Con fama de petulante y fanfarrón, se le describe como rebosante de ingenio y de agudeza, espontáneo y transparentando una auténtica simpatía personal, donde siempre halla pretextos para componer canciones en las que raramente deja de ser brillante y agudo. Fue consejero de grandes personajes de su tiempo.

Soldado occitano y trovador, Bertran de Born ha sido reconocido por grandes figuras modernas como uno de sus poetas favoritos.BERTRAN DE BORN
(1140-1215). Fue un soldado occitano y trovador. Sus canciones, profundamente románticas, hablaban de las sangrientas luchas de aquel tiempo. Profetizó el castigo del infierno para el rey Enrique II de Inglaterra. Es uno de los trovadores más populares, el tipo perfecto de barón feudal, que no piensa más que en aventuras y batallas, no por patriotismo, sino por necesidades económicas y venganza personal. Era el cantor apasionado de la guerra, y sus serventesios políticos lo colocan entre los más grandes poetas de su género. Se conservan cuarenta y siete composiciones suyas fechadas entre 1181 y 1196, lo cual le convierte en uno de los trovadores más prolíficos de la época. Lamentablemente, sólo una cuenta con su correspondiente notación musical. T. S. Eliot, Ezra Pound, Petrarca… lo han reconocido como uno de sus poetas favoritos.

ARNAUT DANIEL
Vivió entre la segunda mitad del siglo XII y comienzos del XIII. Fue venerado por Petrarca como “maestro del amor”. Se conservan dieciocho composiciones suyas (dos de ellas con música). Todas, excepto una, son de tema amoroso. Perfeccionador de la sextina de rimas entrelazadas; con un especial interés por la novedad y la singularización de la métrica, las rimas, los conceptos y el uso de palabras no empleadas anteriormente por otros trovadores. En uno de sus poemas, manifiesta que el arte de componer versos resulta equivalente al arte del joyero, que lima y pule su obra hasta aproximarla a la perfección.

THIBAUT DE CHAMPAGNE
(1201-1253). Rey de Navarra (desde 1234) y conde de Champaña y Brie como Teobaldo IV. Autor de cultas alegorías y renovador del género al hacerlo más refinado, en lo que a forma estilística y a temática se refiere.

El Codex Manesse es un manuscrito iluminado medieval que reúne la obra de trovadores famosos como Walther von der Vogelweide o Hartmann von Aue.Finalmente, apuntar también que la poesía trovadoresca acabó extendiéndose por el occidente europeo (Inglaterra, España, Italia…). En Alemania, dicho género adquiere importancia gracias al llamado ‘Manuscrito de Heidelberg’, elaborado hacia 1330, en Zúrich. En dicha obra se da cuenta del nombre de más de 140 poetas de gran valor, pertenecientes a la época de los Hohenstaufen, ordenados por jerarquía social (comenzando por emperadores, duques, condes… hasta llegar a caballeros y autores que no eran de la nobleza). Dichos autores se caracterizan por la gravedad e incondicionalidad con que sirven los ideales caballerescos. El manuscrito está decorado con centenares de miniaturas que muestran escenas caballerescas y los autores. La nobleza se muestra en armadura con sus escudos de armas heráldicos y los autores se representan según escenas descritas en sus canciones (aunque al ser recopilado más de un siglo después de la muerte de ellos, la semblanza de los retratos ni la heráldica son auténticas). No hay notación de las piezas pero sí una iconografía musical en estas iluminaciones, ya que en varias de ellas hay representaciones de instrumentos de la época: un salterio en forma de ala, panderos, vihuela de arco…

Estatua de Walther von der Vogelweide, se le considera el más importante poeta en alemán de la Edad Media.WALTHER VON DER VOGELWEIDE
(1170-1230). Es considerado como el poeta más puro y humano del idealismo caballeresco. Sus canciones se nutrían de sentimientos naturales, no estilizados. En sus mejores obras muestra una espontaneidad, encanto y facilidad que sus rivales buscaron en vano imitar. Sus primeras poesías están llenas del gozo por la vida, de un sentimiento por la naturaleza y la gloria del amor. Muy atrevido, incluso rescató el amor de la convención que había hecho de él una prerrogativa de la clase noble. Su poesía amatoria se cuenta entre lo mejor de su producción. Utilizó también sus poemas como arma política, tomando partido a favor de cada uno de sus sucesivos protectores; en su calidad de acusador del papado, fue un antecesor de Lutero. Predica la cruzada, pero al mismo tiempo sugiere la virtud de la tolerancia, señalando que en la alabanza a Dios, “cristianos, judíos y paganos todos están conformes”. Considerada en su conjunto, la producción poética de Walther ofrece la imagen no sólo de un gran genio artístico, sino de un personaje luchador, apasionado, muy humano y amable.

EL REY ARTÚS Y SUS CABALLEROS
Pocos decenios antes de que las canciones de los trovadores se expandieran por Europa, las literaturas de Occidente recibieron, también de Francia, una forma de la antigua poesía épica: la novela de caballería. Dicha novela, o género novelesco, adquiere forma de clásico de la literatura con el conjunto de relatos titulado ‘El rey Artús y los caballeros de la tabla redonda’, debidos a la pluma de Chrétien de Troyes. Gracias a su obra, recibe el Occidente el valor de unas figuras éticas y románticas en las que se reflejan, al unísono, el amor y el valor. El caballero Artús (Arturo), de la novela titulada ‘Erec et Enide’, libera a su mujer del abrazo lascivo del señor del castillo. El vasallo Artús, extrae de las aguas de Bretaña un doloroso destino de amor. Lancelot se humilla en amorosa servidumbre y, para lograr el amor de su dama, tiene que combatir cada año con un demonio maligno. Fantasía, romanticismo, magia, heroicidades son las características de tal conjunto de relatos. Es Chrétien de Troyes uno de los iniciadores de la literatura cortesana en Francia, aunque rinde cuentas al deseo y la sexualidad, al encuentro de los autores que desarrollaron el género tras su muerte.

Lecturas recomendadas: ‘Amadís de Gaula’, en versión de Ordóñez de Montalvo; ‘Libro del buen amor’, del Arcipreste de Hita; ‘Quintin Durward’, de Walter Scott; ‘La vaquera de la Finojosa’, del marqués de Santillana; ‘Canto espiritual’, de Ausiàs March.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInShare on TumblrShare on RedditShare on StumbleUponPin on PinterestShare on VKEmail this to someonePrint this page

Adelgazar de manera saludable. Productos, dietas y planes de adelgazamiento a los que se ven sometidos los consumidores son simples mentiras en la mayoría de ocasiones. Perder peso teóricamente haciendo una barbaridad siempre es factible, pero no se trata de hacer locuras durante una temporada para quitarse unos kilos que luego se recuperan, sino realmente de adelgazar.

¿Perjudica la salud enamorarse? Enamorarse es un misterioso fenómeno que sume a las personas que lo atraviesan en un estado extraordinariamente explosivo, eufórico, efervescente e... inconsciente. Los enamorados viven casi en éxtasis. Como en una nube. Por encima de las obligaciones y miserias cotidianas. Es una maravillosa sensación que muchos anhelan experimentar.

Viejas canciones. Siempre están ahí: rondando en las veredas o en los patios de las escuelas, repetidas día tras día, sufriendo un proceso de trasvasamiento de generación en generación, pero conservando toda la esencia y la pureza del mensaje. Cuando uno las escucha, los recuerdos se afanan por rescatar los años pasados y volver a esos días.




Sobre J. Luis Moreno

Profesor de Lengua y Literatura.

Más

Ver sus artículos

Deje su opinión

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

17 − 3 =