Mil maneras distintas de decirle “te quiero” a tu chico

Porque todos los días debieran ser San Valentín, ya no tendrás excusa para no decirle “te quiero” a todas horas, en cualquier lugar, a tu manera.

Mil maneras distintas de decirle “te quiero” a tu chico

Y no solamente mil, sino millones. Tantas, de hecho, como personas pueblan el planeta. Una declaración de amor tan sencilla y clara como esa, “te quiero”, lo dice todo. Pero también una mirada, un beso o un regalo son declaraciones en toda regla. Hay más, muchísimas más, pero algunas de ellas, para darte una idea y abrirte camino, las que ahora siguen:

Mil maneras distintas de decirle “te quiero” a tu chico.-Escribe un relato inventado de amor. Que sea una historia tierna y sensual, que parezca vivida pero que él no se pueda sentir identificado. Encuadérnala como mejor puedas y ofrécesela como un regalo diferente, muy personal. Invítale a que él haga algo parecido.

-Busca un parque recién estrenado y planta un árbol pequeño como símbolo de un amor que empieza a crecer. Ese amor, obviamente, es el vuestro.

Queda prohibido decir “te quiero” y no demostrarlo.-Tus iniciales y las suyas pueden servir también para embellecer cualquier tipo de objeto, desde el banco público en donde os soléis encontrar hasta cualquier rincón de vuestro instituto.

-Busca un par de fotografías de cada uno de vosotros cuando apenas erais unos bebés. Te será fácil hacer un fotomontaje que puedes encuadrar en plan tierno y simpático.

-Si estás cerca de un lago o un río, envíale un mensaje de auxilio en una botella. “Náufraga busca quien la salve” puede ser una leyenda muy apropiada.

-Obséquiale un paquete repleto de jabón perfumado para que se sumerja en un esponjoso y relajante baño mientras piensa en ti. La tarjeta que acompañe el paquete deberá tener forma de corazón.

-Envíale un beso por correo convencional. No es necesario que lo acompañes con nada más. En el sobre mete un folio, una hoja o una tarjeta en la que aparezcan marcados tus labios. ¡Siempre funciona!

-Si estás en la montaña, hay nieve y sabes esquiar, dibuja sobre una ladera un gran corazón que él (y todo el mundo) pueda leer cuando vayáis en telesilla.

Déjame decirte: “Te quiero”.-Si tenéis la oportunidad de pasar un fin de semana juntos y fuera de casa, elige una pensión, un hostal o una posada rústica. Dile al dueño que sois una pareja de recién casados y se comportará de forma muy sensible con vosotros.

-Métele en la mochila un cedé en el que, al introducirlo en su ordenador, pueda leer o escuchar un gran: “No puedo pasar una sola hora sin ti”.

-Devuélvele un libro prestado en el que hayas puesto varias flores secas y aplastadas. Además de ser un detalle original tendrá un recuerdo permanente de ti.

Un día de suave tormenta, invítale a pasear bajo la lluvia sin paraguas.-En verano, un día de suave tormenta, invítale a salir juntos de paseo bajo la lluvia y sin paraguas. (Si podéis hacerlo cerca del mar, la escena es más romántica.)

-Sin que se dé cuenta introduce en el bolsillo de su chaqueta un mensaje secreto acompañado de un dulce, un pastelito o aquello que más le guste.

-Camináis juntos por un pasillo en el que no hay nadie. Sin previo aviso te lo llevas a un rincón, le abrazas fuerte y le estampas un beso. No hace falta cruzar ni una sola palabra.

-Un día que estés inspirada hazle una relación pormenorizada de todas las cosas de su personalidad que te gustan y consideras irresistibles. Su ego lo agradecerá.

-Aunque no te guste el fútbol (o el espectáculo que más loco le vuelva a él), regálale un par de entradas para ir juntos el día que menos se lo espere.

-Cuando le veas preocupado por algo recuérdale con palabras cómo os conocisteis, quién dio el primer paso y cómo fueron vuestros primeros días juntos.

-Para celebrar su cumpleaños y en completo secreto organiza una fiesta en la que participen el mayor número posible de amistades. Te lo agradecerá públicamente.

-Envíale una grabación con las canciones románticas y de amor que tengas a tu alcance. Tú misma puedes entretenerte también en el diseño de la portada. ¡Un regalo artesano es más valorado que algo que simplemente se compra!

-Alquila una película de vídeo, prepara una buena cantidad de palomitas de maíz, de pipas y bebida e invítalo a tu casa para verla juntos.

Compra una colección entera de postales simpáticas y envíale una por día con distintas declaraciones pero contando una historia, la vuestra.-Compra una colección entera de postales simpáticas y, durante varias semanas, envíale una por correo con mensajes distintos pero relacionados.

-Si compartís clase pásale una hoja de apuntes que no levante sospechas en el profesor. En una esquina y con lápiz dibuja su cara con aspecto de tonto feliz.

-Regálale una pequeña caja de bombones y bajo cada envoltura colócale una nota con distintos mensajes de amor: “Te quiero, dulce mío”.

-Haz una grabación en la que declares tu amor de la manera más loca, descabellada y rara que seas capaz de imaginar. Algo que provoque sus carcajadas. Envíasela, aunque si te animas: ¡súbela a Youtube!

-Llama a una emisora de radio que él escuche habitualmente y pide una canción dedicada para él y sólo para él. Lo más indicado para la ocasión es una balada.

-Si no es muy amigo de móviles, regálale una agenda nueva y ofrécete a pasarle todas las tareas pendientes, fechas señaladas… direcciones y teléfonos que a buen seguro tiene anotados en mil sitios. Tu nombre irá en mayúsculas y vuestras actividades y proyectos a hacer juntos con letras y adornos que destaquen por encima de todo lo demás.

-En verano invítale a ir a la playa los dos solos y sorpréndele habiendo escrito antes sobre tu espalda una frase dedicada de amor (pídele ayuda a una amiga para esto), frase que él descubrirá cuando inocentemente le pidas que por favor te extienda un poco de crema protectora, que tú no alcanzas.

¡A los chicos también les gustan las flores!-Aunque sea chico no tengas prejuicios. Envíale un día un ramo de rosas o de cualquier otra flor bonita. Igual piensa que estás loca, pero no dudará por un momento de que le quieres.

-Si tenéis la oportunidad de acudir juntos a la boda de algún conocido, aprovecha el momento en que los novios se dan el “sí quiero” para decirle mirándole a los ojos que: “¡Yo también te quiero!”.

-Hay mil libros de poemas de amor. Escoge el que más te guste y obséquiaselo sin más. La dedicatoria puede decir que “estoy aprendiendo a decir lo mismo, pero mejor”. O regálale un libro romántico subrayando de rojo todas las palabras de amor que en él aparezcan. Las frases en que se puedan leer: “te amo”, “te quiero”… entrecomíllalas con corazones pintados.

-Si te relacionas con los padres de él de forma natural, hazles también un regalo que vaya acompañado de una nota en la que les agradezcas que hayan criado a un hijo “tan maravilloso”.

-Dibuja un mapa de tu pueblo o de tu ciudad. Rodéalo de un gran corazón atravesado por una flecha que una el sitio donde vives tú y el lugar donde vive él. Puede que suene estrambótico pero es efectivo.

-Envíale mensajes originales de amor a través de publicaciones en línea o de revistas que él lea y que incluyan una sección de contactos o de cartas de los lectores.

-Píntale un cuadro. No ha de ser una obra de arte porque él no la espera pero a poco que te esfuerces seguro que sabe valorar el detalle. Enmárcalo y fírmalo.

Sobre una tarjeta escribe “te quiero” en todos los idiomas que conozcas y regálasela.-Sobre una tarjeta de color rojo escribe “te quiero” en todos los idiomas que conozcas.

Como se ve no hay límite a la hora de declarar nuestros sentimientos, y no hay una manera correcta de decir “te quiero”. Todas son formas válidas si brotan de la sinceridad de la pasión, así que: improvisa, déjate llevar por los vuelos de tu corazón, ten inventiva y disfruta con ello… Sólo hay que tener claro un asunto: siempre se debe imponer el que declares tu amor por encima de todas las cosas, en voz alta y con todas las herramientas que tengas al alcance de tu mano. Y no olvides jamás que todos los días debieran ser San Valentín.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInShare on TumblrShare on RedditShare on StumbleUponPin on PinterestShare on VKEmail this to someonePrint this page

El "cómo me llamo" marca nuestra vida. El nombre es nuestra tarjeta de presentación, aquello que para bien o para mal nos distingue de la masa. Nos singulariza aunque, a veces, en demasía. Lo que para unos es motivo de orgullo, parte esencial de su ser, incluso un fragmento de su propia alma, para otros es una pesada carga difícil de llevar y dura de soportar.

¿Por qué somos como somos? La personalidad se compone de tres estados básicos: padre, adulto y niño, que hacen actuar al individuo de una u otra manera, según sea el momento en que se encuentra. Cada una de ellas es una diferente manifestación del yo. Y de las tres formas puede reaccionar una persona ante una situación concreta.

Reglas de oro para ser feliz en pareja. Tener desavenencias no significa que no haya cariño, sino simplemente que hay distintas maneras de ver una misma realidad. Nunca hay que perder el respeto a la libertad del otro. Muchas parejas han fracasado porque uno de sus miembros, el hombre o la mujer, está convencido de que el amor puede cambiar a la otra persona.




Un comentario en "Mil maneras distintas de decirle “te quiero” a tu chico"

  1. Lidia  16 diciembre, 2015 en 11:00 pm

    Gracias, le voy a estar diciendo Tq a mi novio constantemente durante todo un año (o más) con tantas maneras bonitas. Un beso. Os quiero. I love you. Kisses… … …Abrazos. XXXXXOOOOO ¡Viva el amor!

    Responder

Deje su opinión

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

trece + 12 =