El fantasma del emperador Nerón

La leyenda sostiene que el emperador Nerón, acompañado por otros espíritus perversos, encantaba los alrededores de su tumba, por lo que se solicitó ayuda a la Iglesia.

El fantasma del emperador Nerón

Roma es una ciudad impregnada de leyendas. Uno de los relatos más extraños se refiere al esfuerzo de los cristianos para disipar el espectro de un gobernante pagano entre cuyos numerosos crímenes se contaban el matricidio y el asesinato de su esposa.

Fachada de la iglesia de Santa María del Popolo.La leyenda sostiene que el emperador Nerón, recordado sobre todo por la historia como el tirano que persiguió a los cristianos y supuestamente instigó el incendio de Roma, se suicidó en el año 68 d. C. en el punto donde se alza actualmente la iglesia de Santa María del Popolo. Se decía que los restos de Nerón descansaban bajo un nogal magnífico que crecía en el lugar. Al parecer, el maligno fantasma del emperador, acompañado por otros espíritus perversos, encantaba los alrededores de la tumba y atormentaba a cualquier ciudadano que pasara por allí.

Bajorrelieve donde se ve a los demonios infestando un nogal que se alza sobre los huesos de Nerón.La situación llegó a ser tan inquietante que en 1099 la gente solicitó la ayuda del papa Pascual II, quien en respuesta prescribió tres días de oración y ayuno. Durante ese plazo de tiempo, o así se cuenta, la Virgen María se le apareció y le ordenó que fuese allí el tercer domingo después del período de ayuno para cortar el nogal y desenterrar los huesos de Nerón. A continuación, dijo, debían quemarse tanto el árbol como los huesos y arrojar las cenizas al río Tíber. El Papa siguió las instrucciones de la Virgen, y desde entonces el fantasma de Nerón y su séquito de espíritus diabólicos no volvieron a perturbar el lugar.

Los bajorrelieves del techo de la basílica conmemoran la victoria sobre el perverso fantasma de Nerón.Poco después del exorcismo, a petición popular, se construyó una capilla sobre el punto donde antes se alzaba el nogal. En 1472, el papa Sixto IV sustituyó esa pequeña iglesia por el majestuoso edificio de Santa María del Popolo, modificado posteriormente por el gran escultor y arquitecto Gian Lorenzo Bernini (siglo XVII). Varios bajorrelieves dorados en el techo de la basílica narran la leyenda de la fundación de la iglesia (viéndose como el papa Pascual II es visitado por la Virgen María, por ejemplo, quien le explica cómo deshacerse del fantasma del emperador) y conmemoran la victoria sobre el perverso fantasma de Nerón (se ve al Papa asestando un hachazo contra el árbol mientras María y Jesús le contemplan).

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInShare on TumblrShare on RedditShare on StumbleUponPin on PinterestShare on VKEmail this to someonePrint this page

El "cómo me llamo" marca nuestra vida. El nombre es nuestra tarjeta de presentación, aquello que para bien o para mal nos distingue de la masa. Nos singulariza aunque, a veces, en demasía. Lo que para unos es motivo de orgullo, parte esencial de su ser, incluso un fragmento de su propia alma, para otros es una pesada carga difícil de llevar y dura de soportar.

¿Por qué somos como somos? La personalidad se compone de tres estados básicos: padre, adulto y niño, que hacen actuar al individuo de una u otra manera, según sea el momento en que se encuentra. Cada una de ellas es una diferente manifestación del yo. Y de las tres formas puede reaccionar una persona ante una situación concreta.

Reglas de oro para ser feliz en pareja. Tener desavenencias no significa que no haya cariño, sino simplemente que hay distintas maneras de ver una misma realidad. Nunca hay que perder el respeto a la libertad del otro. Muchas parejas han fracasado porque uno de sus miembros, el hombre o la mujer, está convencido de que el amor puede cambiar a la otra persona.




Deje su opinión

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

cuatro × 4 =