El trece fatídico

¿De dónde procede el persistente temor que aún hoy rodea al número trece? ¿El odio por este número es exclusivo de las culturas cristianas? ¿Su mala reputación es universal?

El trece fatídico

La superstición que rodea al trece es tan persistente que muchos hoteles continúan omitiendo la puerta número trece en sus habitaciones. Diversas jurisdicciones locales nunca designan el trece a la numeración de las calles, y bastantes anfitriones evitan organizar una cena de trece invitados.

La Última Cena (de Andrea del Castagno).Se acepta ampliamente que el temor hacia el trece (o triscaidecafobia) procede de la Última Cena, que se muestra a la izquierda en un fresco de Andrea del Castagno. Judas el traidor era el insidioso decimotercer comensal de esta Pascua de mal agüero. También se dice que el viernes trece se considera especialmente fatídico porque Cristo fue crucificado en viernes.

Estatua de Freya (o Freyja) en Estocolmo, Suecia.Otra fuente de triscaidecafobia, menos conocida pero probablemente válida, tiene que ver con la diosa escandinava Freya, a la que el viernes debe su nombre anglosajón (Friday). Para esta divinidad, tanto el viernes como el trece eran sagrados. Los primeros misioneros cristianos que combatieron el paganismo (en particular el enraizado en una tradición matriarcal) mostraron una especial aversión hacia la mayor de las diosas escandinavas, y como consecuencia, hacia su día y su número.

No obstante, el odio por el trece no es exclusivo de las culturas cristianas. Incluso los escandinavos fueron equívocos al respecto: Hay un mito en su tradición acerca de doce dioses que organizaron un banquete y olvidaron invitar a Loki, el dios de la malicia. La malvada divinidad -el decimotercer invitado- irrumpió en la fiesta y les gastó una broma que costó la vida de uno de ellos. En un mito griego muy similar, los doce olimpos celebraron un banquete en el que no contaron con Eris, diosa de la discordia. Despechada, arrojó a los comensales una manzana de oro con la inscripción “A la más hermosa”. Según narra la leyenda, la discusión para dilucidar qué diosa merecía el premio, condujo finalmente a la guerra de Troya.

La mala reputación del número trece no es universal.Los numerólogos de la Antigüedad sentían cierto desdén por el trece, porque seguía al doce, el cual se asociaba a la finalización. De ahí que el trece fuera el número que nadie quería ni necesitaba, el que significaba la ruptura de los límites oportunos. En la antigua Roma, como en algunas sectas de la India, se creía que el trece traía mala suerte.

Sin embargo su mala reputación no es universal. En la tradición hebrea es un número propicio y posee una importancia divina para algunas tribus indias de América Central. Además, algunos numerólogos cristianos mostraron buena disposición hacia el número, y argumentaron que la Trinidad y los Diez Mandamientos sumaban trece, igual que Cristo y los doce apóstoles.

Adelgazar de manera saludable. Productos, dietas y planes de adelgazamiento a los que se ven sometidos los consumidores son simples mentiras en la mayoría de ocasiones. Perder peso teóricamente haciendo una barbaridad siempre es factible, pero no se trata de hacer locuras durante una temporada para quitarse unos kilos que luego se recuperan, sino realmente de adelgazar.

¿Por qué somos como somos? La personalidad se compone de tres estados básicos: padre, adulto y niño, que hacen actuar al individuo de una u otra manera, según sea el momento en que se encuentra. Cada una de ellas es una diferente manifestación del yo. Y de las tres formas puede reaccionar una persona ante una situación concreta.

La Atlántida, el paraíso perdido. Una isla misteriosa y un pueblo fundador de una cultura brillante. El continente de la Atlántida continúa siendo uno de los enigmas más sorprendentes de la historia. Si es cierto que existió, fue una civilización como no ha habido nunca otra igual. ¿Hubo algo de verdad? ¿Encontraremos algún día restos que den sentido a los testimonios?




MUY IMPORTANTE: Revista CAOS se define a sí misma como una web solidaria, es por ello que desinteresadamente deseamos lanzar una campaña de concienciación de nuestros corazones. Observamos con desasosiego que estamos perdiendo humanidad. Salvo en situaciones muy concretas de gran resonancia mediática, cada vez nos cuesta más mostrar afecto por el desconocido, ofrecer ayuda si a cambio no vamos a sacar una contrapartida por pequeña que esta sea… y resulta intolerable. No podemos hacer de este mundo algo tan horrible, tan egoísta, tan frío, tan falto de vida, por ello animamos a todo aquel que visita nuestra página a una reflexión sincera que le empuje a activarse y participar en alguna asociación de ámbito local que ayude a los más necesitados, a los faltos de recursos, ancianos, niños, discapacitados, enfermos terminales, que se preocupe por el cuidado del medioambiente, en contra de la crueldad con los animales… Y no hablamos sólo de dinero: dona ropa, sangre… levanta la vista, deja el teléfono móvil por un rato y ofrece tu tiempo, amistad, apego, conocimientos profesionales… No hacemos publicidad de ninguna entidad en concreto para que cada cual escoja aquella que le haga sentir más a gusto y de ese modo asuma la causa ajena como propia. Estamos seguros que si cada uno de nosotros pone un pequeño granito de arena en su entorno, todos juntos, por extensión, haremos de este planeta un lugar mejor, un rincón del cosmos donde realmente merezca la pena vivir; y de paso erradiquemos ese mal humor perpetuo, esa falta de educación y ausencia de empatía que inunda las calles de nuestros barrios y ciudades. En nombre de todas esas personas a las que a diario regalas lo mejor de ti mismo y la mayor de tus sonrisas, de corazón: muchas gracias.

Deje su opinión

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

18 + cinco =