El curioso impacto de las percepciones

Obligados a comer comida sana, comer esa comida nos da hambre. Se tiene más hambre que si no se hubiese comido nada, o que si se hubiera comido sin pensar en lo saludable de la comida.

El curioso impacto de las percepciones

Si esperamos perder peso, debemos tratar de no enfocarnos en lo saludable que es, por ejemplo, esa ensalada baja en grasa que comimos para el almuerzo ya que, según estudios realizados, la gente a quienes se les pidió que probara una comida descrita como “sana” reportó luego sentirse más hambrienta que las personas que comieron la misma comida pero que les fue descrita como “sabrosa”. Y es que cuando la gente se siente obligada a comer comida sana, comer esa comida les da hambre. Tienen más hambre que si no hubieran comido nada, o que si hubieran comido sin pensar en lo saludable de la comida.

Llevados a término varios experimentos para explorar el impacto de las percepciones sobre el contenido de salud de los alimentos, y qué tan satisfechas hacía sentir a las personas, investigadores pidieron a medio centenar de estudiantes universitarios que probaran una barra de proteína con sabor a chocolate y frambuesa. A una parte de los estudiantes se les dijo que estaban probando “una nueva barra saludable” que contenía muchas proteínas, vitaminas y fibra, o que era “una barra muy sabrosa con un centro de chocolate y frambuesa”. Después, cuando se les pidió que calificaran su hambre, los que comieron la barra “saludable” se calificaron como más hambrientos que los que habían comido la misma barra, pero calificada de “sabrosa”. Seguidamente, a un tercer grupo de estudiantes se les pidió que examinaran las barras y que calificaran su hambre, pero no comieron ninguna barra. Sus niveles de hambre fueron más o menos los mismos que los de los estudiantes a quienes se describió la barra como “sabrosa”, o sea, que comer la comida “sana” en realidad provocaba más hambre que no comer nada.

Comer alimentos sanos tal vez nos permita creer que progresamos hacia las metas de salud, pero nos engaña y nos hace pensar que tenemos más hambre de la que realmente tenemos.Para las personas a dieta, tal vez haya un proceso de toma de decisiones similar cuando eligen una ensalada en lugar de una hamburguesa con patatas fritas en un restaurante, tan solo para ir a casa y comerse un gran postre después. Comer alimentos sanos tal vez nos permita creer que progresamos hacia las metas de salud, pero nos engaña y nos hace pensar que tenemos más hambre de la que realmente tenemos.

Uno de los desafíos de perder peso es que la gente tiende a compensar el éxito parcial comiendo en exceso, y terminan aumentándolo.

En otro experimento, se dio pan a sesenta y dos participantes, y se describió como “bajo en grasas y nutritivo” o como “sabroso, con una gruesa corteza y un suave centro”. Tras probar el pan, se ofreció a los participantes una merienda de galletas, que se consideraban un alimento “neutral”, ni saludable como por ejemplo las zanahorias ni particularmente placentero, como el chocolate. Los participantes que comieron el pan “sano” consumieron más galletas después que los que comieron el pan “sabroso”, aunque los que dijeron estar vigilando su peso tendieron a comer menos galletas que los que estaban relativamente despreocupados.

En un tercer estudio, los investigadores ofrecieron la opción de una barra de proteínas de chocolate y frambuesa, o una barra de proteínas de miel y cacahuetes. Una de ellas se describía al azar como sana, y la otra como sabrosa. Cuando tuvieron la oportunidad de elegir por sí mismos si deseaban la opción sana o el placer culpable, no hubo diferencia en los niveles de comida entre los dos grupos. ¿El motivo? Elegir por sí mismos tal vez significó que estaban más comprometidos con comer sano. Y es que cuando la gente se siente obligada a comer sano, les da más hambre y comen más. Cuando comen los mismos alimentos porque lo eligen libremente, no compensarán comiendo más.

Fomentar la alimentación sana es mucho más complejo que simplemente decirle a la gente cuántas porciones al día de frutas y verduras deben comer.Este tipo de estudios muestra que fomentar la alimentación sana es mucho más complejo que simplemente decirle a la gente cuántas porciones al día de frutas y verduras deben comer. La percepción de que ’sano’ no cumplirá con las metas de disfrute es un mensaje muy potente para todos nosotros. Los alimentos sanos deben tener buen sabor. Desafortunadamente, la gente asume que no sabrá bien. E incluso si tiene buen sabor, sus cerebros tal vez le digan lo contrario.

Las campañas para exhortar a la pérdida de peso deben tener en cuenta el potencial de que los mensajes sobre los alimentos sanos resulten contraproducentes. Simplemente decir que hay que comer sano, perder peso y hacer ejercicio no funciona a menos que los individuos estén comprometidos.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInShare on TumblrShare on RedditShare on StumbleUponPin on PinterestShare on VKEmail this to someonePrint this page

El mágico encanto de las velas. Lo mismo son icono de relax y romanticismo que de la vida y la muerte. Están en todos los ritos, templos y hasta en los cumpleaños, porque de ellas depende que se cumpla un deseo. Siempre envueltas de un halo místico, ¿qué fuerza esconden esas pequeñas llamas que llevan una eternidad hechizando al hombre?

¿Perjudica la salud enamorarse? Enamorarse es un misterioso fenómeno que sume a las personas que lo atraviesan en un estado extraordinariamente explosivo, eufórico, efervescente e... inconsciente. Los enamorados viven casi en éxtasis. Como en una nube. Por encima de las obligaciones y miserias cotidianas. Es una maravillosa sensación que muchos anhelan experimentar.

Reglas de oro para ser feliz en pareja. Tener desavenencias no significa que no haya cariño, sino simplemente que hay distintas maneras de ver una misma realidad. Nunca hay que perder el respeto a la libertad del otro. Muchas parejas han fracasado porque uno de sus miembros, el hombre o la mujer, está convencido de que el amor puede cambiar a la otra persona.




Deje su opinión

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Diez − siete =