Introducción al Barroco

Periodo de la historia en la cultura occidental que produjo obras en el campo de la literatura, escultura, pintura, arquitectura, danza y música, y que abarca desde 1600 hasta 1750 aprox.

Introducción al Barroco

Para entender el arte que llamamos Barroco, que abarca cronológicamente el siglo XVII, hay que tener en cuenta una serie de condiciones geo-histórico-políticas: la Guerra de los Treinta Años, como plasmación de los conflictos religiosos (reforma luterana-contrarreformismo católico), en el terreno político, la conclusión de la hegemonía española, con la Paz de Westfalia y la Paz de los Pirineos, y el paso de Inglaterra y Francia a la condición de grandes potencias, la monarquía absoluta como expresión del nuevo orden con el centralismo administrativo, la acentuación del clasismo y el mercantilismo económico, como principales características.

Mapa de Europa en 1648 al final de la Guerra de los Treinta Años. (La zona gris representa a los pequeños estados alemanes incluidos en el Sacro Imperio Romano Germánico.)En el terreno filosófico, científico y técnico se dan una serie de premisas que influyen decisivamente en las manifestaciones artísticas: la importancia del método racional frente al escolasticismo, el uso casi exclusivo de las lenguas nacionales, las matemáticas como sustitutivo del dogma religioso, la tendencia empírica (Bacon y Locke) como medio de conocimiento, la concepción del espacio como realidad independiente de los objetos (Newton), el desarrollo de la óptica y de los estudios sobre la luz y la química de los colores, las teorías físicas de Galileo, etc.

Las tres Gracias (Rubens). Pintado al óleo sobre tabla, mide 221 cm de alto por 181 cm de ancho.En el arte, entendido socialmente, esas tendencias se manifiestan: en un proteccionismo estatal (en el área de los países católicos) y en una actividad libre y profesional (en el área de los países protestantes con predominio burgués). En aquellos se trata de un arte oficial y monárquico (los pintores de la Corte) y surgen a su lado las academias para dirigir y controlar la dirección del gusto. Versalles puede ser considerado como el mejor símbolo de esa protección a las artes, en función del poder. La simetría y el centralismo son la correspondencia formal de los esquemas ideológicos imperantes, tanto en arquitectura (las calles que confluyen en la Plaza Mayor), como en pintura (‘Las lanzas’).

Plaza Mayor de Salamanca (España), de Alberto Churriguera (1676-1750).La infravaloración del arte barroco parte de una comparación con lo clásico (Renacimiento), entendido este como ideal o modelo inalcanzable. Wölfflin fue el sistematizador de esa tendencia y de la consideración del Barroco como arte anticlásico, sin embargo, Eugenio d’Ors le da un valor por sí mismo como paradigma de todo lo moderno. Pueden distinguirse tres estilos netamente diferenciados dentro del Barroco del siglo XVII:

-El clasicismo, según la órbita inglesa y francesa, caracterizado por ser una derivación del Renacimiento pero con nuevos toques decorativos. Poussin sería su mejor representante en pintura.

-El Barroco propiamente dicho, italiano y flamenco sobre todo, al que se le asignan todas las categorías peyorativas de todo el estilo. Rubens puede ser el mejor ejemplo.

'La rendición de Breda' o 'Las lanzas' de Diego Velázquez, 1634. Óleo sobre lienzo, 307x367 centímetros.-El realismo caravaggesco que, partiendo de Italia, triunfa en España, y que sería la mejor expresión del contrarreformismo católico. Velázquez sería el mejor exponente.

Todo ello quiere decir que el arte del siglo XVII carece de unidad estilística y que se bifurca en diversas direcciones, ateniéndose a la heterogeneidad de nacionalidades en las que se manifiesta. Todos los géneros artísticos en esta época están interconectados y parten del presupuesto de su carácter masivo y propagandístico, elementos que a algunos autores les han hecho conectarlo con el arte más reciente.

Las características más propiamente barrocas son las siguientes:

-Utilización del símbolo, la alegoría y la metáfora.
-Sentido teatral y escenográfico.
-Predominio de la luz.
-Importancia del elemento comunicativo entre la obra y el espectador.

El suizo Heinrich Wölfflin (1864-1945), uno de los mejores historiadores de arte de toda Europa.Los adjetivos más utilizados para definir al Barroco tienen todos un significado muy concreto. Así, los de “majestuosidad”, “fastuosidad” y “deslumbramiento” derivan del carácter político-religioso de la propaganda a través del arte y de las analogías que se establecen entre el monarca y Dios, y los términos de “efectismo”, “emocionabilidad”, “protocolo” y “sentimentalismo” responden al sentido de veneración e idolatría que se profesa a la imagen como transmisora de enseñanzas.

CARACTERÍSTICAS DE LO CLÁSICO Y LO BARROCO (según Heinrich Wölfflin)

ARTE CLÁSICO

ARTE BARROCO

Lineal: Predominio del contorno y el dibujo que delimita la forma.

Pictórico: Aspecto de manchas y tendencia al claroscuro.

Superficie: Imagen en capas superpuestas.

Profundidad: Relación entre los primeros y los últimos términos.

Forma cerrada: Imagen limitada en sí misma, equilibrio entre las partes.

Forma abierta: Alude a lo externo de la composición, ordenación libre.

Pluralidad: Independencia de las partes respecto al todo.

Unidad: Subordinación de las partes a un motivo total dominante.

Claro: Máximo de nitidez objetiva y de claridad en el detalle.

Indistinto: Imprecisión y oscurecimiento de la imagen.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInShare on TumblrShare on RedditShare on StumbleUponPin on PinterestShare on VKEmail this to someonePrint this page

El mágico encanto de las velas. Lo mismo son icono de relax y romanticismo que de la vida y la muerte. Están en todos los ritos, templos y hasta en los cumpleaños, porque de ellas depende que se cumpla un deseo. Siempre envueltas de un halo místico, ¿qué fuerza esconden esas pequeñas llamas que llevan una eternidad hechizando al hombre?

Los libros malditos. Una maldición ancestral pesa sobre algunos libros desde el momento mismo de su invención: a través de los siglos han existido siempre grupos o individuos empeñados en destruirlos. Así, cantidades ingentes del patrimonio cultural de la humanidad ha sucumbido a manos de estos exterminadores del conocimiento.

La Atlántida, el paraíso perdido. Una isla misteriosa y un pueblo fundador de una cultura brillante. El continente de la Atlántida continúa siendo uno de los enigmas más sorprendentes de la historia. Si es cierto que existió, fue una civilización como no ha habido nunca otra igual. ¿Hubo algo de verdad? ¿Encontraremos algún día restos que den sentido a los testimonios?




Sobre Mª José Santiago

Historiadora de arte y profesora.

Más

Ver sus artículos

Deje su opinión

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

2 × cuatro =